23 julio 2006

El avión sanitario realizó un viaje técnico hasta Uruguay

Cuatro días antes de ser presentada, el 10 de este mes, la aeronave fue hasta Carrasco. El Cessna Citation Bravo 550-1120 de la provincia de Tucumán se encuentra en un hangar en San Fernando.

SOLO VIAJES EJECUTIVOS. El vehículo aéreo aún no pudo ser usado para trasladar enfermos, pero sí se usó para llevar a funcionarios del Gobierno.

El aeropuerto internacional de Carrasco está emplazado a unos pocos kilómetros de las exclusivas playas de Canelones, en la costa uruguaya del Atlántico. Allí concretó su primer viaje el avión oficial del Poder Ejecutivo. Inclusive antes de ser presentado ante la sociedad tucumana y de estar habilitado para prestar servicios sanitarios.El Boletín Oficial de la Provincia publicó ayer el decreto 2.020, firmado por el gobernador José Alperovich el 30 de junio. A través del instrumento se autoriza el traslado del Cessna Citation Bravo 550-1120, matrícula LV-BEU, a la República Oriental del Uruguay. El viaje se concretó el jueves 6 del mes en curso, pero el decreto no especifica los motivos del viaje.La aeronave que el PE compró por más de U$S 6,2 millones, con fines sanitarios y ejecutivos, fue presentada en el aeropuerto Benjamín Matienzo el lunes 10 por la mañana. Durante la siesta, fue el propio mandatario provincial quien la estrenó con un viaje a Buenos Aires. Dos días después, el avión tocó suelo tucumano por última vez y aún carece de una fecha cierta para su regreso.Ese mismo día, la familia del abogado Daniel Paz solicitó al Gobierno la utilización del avión para concretar el traslado sanitario del paciente a la Capital Federal. La falta de permisos de las autoridades nacionales motivó que el PE tuviera que alquilar los servicios de una empresa privada. Explicaciones: Esta vez, la noticia de la partida del avión oficial hacia Uruguay generó las más diversas especulaciones. Sin embargo, según el director de Aeronáutica, Gustavo Turco, el viaje obedeció sólo a cuestiones técnicas necesarias para la puesta a punto de la aeronave.“No podemos utilizar Ezeiza para hacer las pruebas, por el movimiento que tiene. Entonces, se autorizó el vuelo a Uruguay con el fin de calibrar y de ajustar todo el instrumento de navegación y de aterrizaje, en un aeropuerto que utiliza el sistema de radares de aproximación. Fue sólo un viaje de control”, justificó el funcionario.Turco, además, aclaró que si bien la autorización del viaje era por dos días (6 y 7 del corriente mes), los pilotos regresaron durante la misma jornada. “Aterrizaron a las 15 y emprendieron el regreso a las 19”, dijo, a la vez que agregó que en Uruguay hay un centro de atención autorizado en forma oficial por la firma fabricante.¿Cuándo podrá ser usado para vuelos sanitarios?, se le consultó. “Aún resta el permiso de la Dirección de Habilitaciones Aeronáuticas (DHA). No depende de nosotros”, respondió el funcionario.Mientras aguarda por las autorizaciones, el Cessna de la Provincia se encuentra ahora en uno de los hangares que la firma Aviaser posee en el aeropuerto de San Fernando, Buenos Aires. Inclusive, fue desmantelado para poder colocar en su interior el cableado que requiere un traslado de emergencia.