11 agosto 2006

SOL llegó a Rafaela

El reloj marcaba las 14:21. La siesta de los rafaelinos había sido interrumpida por el ruido. Algunos salieron de sus casas, y buscaron en el cielo el motivo del estruendo. Pero en ese instante, las ruedas del Saab 340 estaban tocando la pista del aeroclub de Rafaela. En el lugar se encontraban algunos empresarios y unos pocos funcionarios. La enfermedad había alejado al intendente -incluso de sus actividades cotidianas- evitó por algunos instantes que estuviera allí. Pero una hora más tarde, Perotti se subiría al avión, y cambiaría unas palabras con el piloto. En tierra, la aeronave estuvo pocos minutos. Y la mayoría de ellos, respondiendo a los intereses periodísticos. Héctor Llop, Jefe de Control Operativo y de Escala de la empresa Sol Líneas Aéreas en Rafaela le comentó que las actividades que se desarrollaron en la ciudad de Rafaela: "estamos haciendo un vuelo de clasificación, donde nos están inspeccionando autoridades de la FFAA. De paso, vamos a aprovechar para hacer instrucción de pilotos y un sobrevuelo de la ciudad".La inspección consistió en el estado de la documentación que se hace en cada escala y en las instalaciones de la empresa. De acuerdo a lo que se indicó posteriormente desde fuentes municipales, los resultados fueron exitosos.
"Después de la inspección se tienen que dar todos los tiempos lógicos para el comienzo de las operaciones. El 21 de agosto está previsto la llegada del primer avión", indicó el inspector Daniel Ricotti, uno de los funcionarios presentes, fue más preciso: en la mañana del 22 se dará el primer vuelo comercial. En cuanto a las obras que restan, el Secretario de Obras y Servicios Públicos indicó que "se está terminando con la iluminación del balizado de la zona de parada, se iluminó el trayecto que va desde la sala de embarque y la plataforma de despegue.
También se ha construido un baño en ese lugar, y lo que resta es acondicionar -con todo el equipamiento- las oficinas del lugar en donde se van a expender los pasajes".La experiencia de volarTras sobrevolar a la ciudad por una hora -en donde también hicieron acercamientos a la pista- el avión con matrícula LV-BEX aterrizó. Tras cinco minutos, terminó el rodaje, los motores se fueron apagando y sus 15 pasajeros bajaron. Muy amablemente, el comandante José Mollano, instructor de vuelo y jefe de línea de la empresa, invitó a la prensa a subir a la aeronave.