13 enero 2007

Chile & el avión presidencial

Hace diez años, quien comandaba los destinos de Chile, el Presidente Frei, ordenó cambiar el antiguo Boeing 707 denominado popularmente "Calambrito" por un avión de mejores prestaciones: un Boeing 737-500. El nudo de la polémica que hoy en día afecta a Chile es el anuncio de futura compra de un nuevo avión presidencial.
En los años del presidente Frei, se desataba la crisis asiática y el gobierno de Chile decidió cambiar el avión presidencial. Y es que el “Calambrito”, denominado por la incomodidad a la que se sometían sus pasajeros en los largos trayectos, ya no satisfacían las necesidades del Poder Ejecutivo. Fue por eso que el entonces Presidente de la República, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, decidió adquirir el moderno Boeing 737-500.
El 06Dic97 arribó a Chile la máquina con un costo aproximado a los de 32 millones de dólares. La operación se financió con fondos de la Fuerza Aérea Chilena y del a las arcas propias del Estado.
El Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile, que en esa época era el general Fernando Rojas Vender, quien participó en su evaluación y justificó la inversión. A juicio de Rojas Vender, la compra era una necesidad, ya que el Comando de Transportes -Grupo de Aviación N°10- contaba sólo con cuatro aviones.
La decisión no estuvo fuera de polémica y se fundamentaban las criticas en que los costos informados no contemplaban los acondicionamientos interiores de la nave.
El arreglo interior del avión incluía una cabina para el Presidente, una sala de reuniones y asientos de primera clase y de turista.
Frente a esto, luego de cinco meses desde el arribo de la nueva adquisición del Gobierno, la oposición exigió los detalles de la compra y la justificación de ésta.
Meses después, cuando comenzaban las candidaturas presidenciales, el candidato de la Alianza por Chile, Joaquín Lavín, anunció –en una clara señal de austeridad frente a la crisis económica que aquejaba al país- que si era electo vendería el polémico avión presidencial y utilizaría esos recursos para construir una cárcel.
Hoy, la polémica revive. El avión adquirido en 1997, es cuestionado por su corta autonomía de vuelo. De hecho, para la última gira presidencial rumbo a Asia, la máquina - con una capacidad para 40 personas-, debió hacer 24 escalas en 14 países.
Fuentes de la época en que se adquirió la aeronave citaban que el modelo en cuestión había sido elegido por su bajo costo de operación, alta autonomía de vuelo y capacidad de transporte de pasajeros. Textualmente se citaba "La característica primordial del Boeing 737-58N es su capacidad de volar desde Santiago de Chile, a cualquier punto de América del Sur sin la necesidad de recargar combustible y llegar al viejo continente haciendo una sola escala. El avión fue entregado a Chile en vuelo directamente desde la fábrica en Seattle Estados Unidos"
Sin embargo y a pesar de aquellas noticias, hoy, el anuncio de la posibie incorporación de un nuevo avión presidencial responde a la poca autonomía de vuelo del Boeing 737, que debe hacer una escala cada cuatro horas de viaje para recargar combustible.

Datos de la aeronave:
cn. 28866/2929 Boeing 737-58N  ff. 28Ago97 -N1786B Boeing; 921 Fuerza Aérea de Chile.

Fuente Radio Cooperativa