09 abril 2007

Cambio de rumbo...

El legislador Alejandro Sangenis manifestó que el gobernador de Tucumán Alperovich usa los bienes del Estado para beneficio propio y de su familia.
El gobernador José Alperovich demostró una vez más que maneja los bienes de todos los tucumanos como si fueran propios; la denuncia que volvió a utilizar el avión sanitario de la Provincia, -Cessna Citation LV-BEU - para descansar con sus familiares en Mar del Plata es grave. Sobre todo porque el mandatario despegó con un plan de vuelo autorizado hacia Aeroparque de la ciudad de Buenos Aires y, como para demostrar que está por arriba de las generales de la ley, hizo cambiar el rumbo de la aeronave hacia la Costa Atlántica”. Así se expresó el presidente del MP3, el legislador Alejandro Sangenis.

Advirtió que este modelo de avión no era el más indicado para traslado sanitario “sino que respondía más bien al capricho de un petrolero texano”. “Este chiche le costó más de seis millones de dólares a la provincia, sin contar un oneroso seguro de un millón de pesos anuales, la capacitación en el extranjero de pilotos, técnicos y paramédicos más los millonarios costos de mantenimiento y las horas de vuelo. Pero el gobernador se fijó primero en las comodidades que ofrecía la unidad, ya que su intención era más bien utilizarlo como jet privado”, agregó. Según el parlamentario, más allá de los varios traslados de enfermos a Buenos Aires, “los destinos más comunes de la aeronave han sido las escapadas de descanso de Alperovich y su familia a Chile, Punta del Este y otros lugares turísticos, además de sus viajes relámpago de gestión oficial”. “Mal utilizado”: Sangenis entiende que, pese a las denuncias, nunca se sabrá cuántas veces fue “mal utilizado” el avión sanitario, ya que desde la Legislatura fue imposible conseguir el informe oficial de vuelo de la aeronave. “No obstante voy a insistir con un nuevo pedido de informe ante la reciente irregularidad denunciada”, señaló. El legislador añadió que a Alperovich le gusta estar por encima de todos: “usa cotidianamente el helicóptero provincial para sus desplazamientos electorales, e incluso para inspeccionar los latifundios que posee en esta provincia y en localidades de las vecinas provincias de Santiago del Estero y de Salta”. “Tenemos que entender los tucumanos que hay una nueva y rara nobleza del Estado que convierte lo público en privado y las cosas de la República en su propia cosa”, destacó. Finalmente, Sangenis manifestó que los tucumanos, de una vez por todas, deben decidirse a erradicar la impunidad de alto vuelo.


Fuente: La Gaceta - Tucumán