31 julio 2007

¿Será el retorno definitivo?


LAB, la aerolínea más antigua de Bolivia, anunció que reanudará sus servicios a mediados de agosto, tras casi cinco meses de suspensión por graves problemas económicos y técnicos.
El presidente de la compañía, Antonio Chiquié, manifestó que un contrato de riesgo compartido firmado con la compañía estadounidense Swiss TransAtlantic Corporation (STC) garantiza el financiamiento necesario de inmediato y a mediano plazo.
Las autoridades aeronáuticas bolivianas ordenaron la paralización de LAB a fines de marzo, con el argumento de que la endeudada aerolínea no podía garantizar sus operaciones tras cancelar una decena de vuelos a Madrid.
Chiquié indicó que STC, empresa de New Jersey controlada por el empresario de origen boliviano Henry Barbery, tendrá en fideicomiso el 50,3 por ciento de las acciones de LAB, a cambio de una inversión inmediata de 6 millones de dólares, que subirá a 80 millones de dólares a mediano plazo.
Ese paquete accionario pertenece a los trabajadores de la aerolínea, que a su vez lo recibieron a cuenta de beneficios sociales devengados de parte del ex mayor accionista de la empresa, Ernesto Asbún, quien huyó del país hace más de un año dejando millonarias deudas.
No había reacciones de las dos administradoras privadas de fondos de pensiones -una del grupo español BBVA y otra del suizo Zurich-, que manejan el resto de las acciones de LAB en representación de la ciudadanía boliviana.
Chiquié dijo: "Tenemos listos tres aviones (dos Boeing 727 y un Boeing 737) y toda la voluntad necesaria para reanudar vuelos," aseguró el dirigente.
Vizcarra añadió que LAB prevé iniciar su nueva etapa volando en el territorio boliviano, para retornar luego a sus rutas internacionales, que a principios de año llegaban a todos los países sudamericanos, además de México, Panamá, Cuba, Estados Unidos y España.