21 enero 2010

Ellos la hacen, ellos se aplauden.




A la manera del kirchnerismo, el titular a dedo de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, emitió un comunicado con el fin de contrarrestar los duros cuestionamientos que la sociedad manifiesta sobre su gestión. En medio de dudosos cruces internos acerca del mantenimiento de las aeronaves, viajes gratis o semi-gratis, y con el desenfreno de compras que nadie controla, el apañado Marianito, se queja de supuesta información errónea y malintencionada, que daña severamente la imagen y las posibilidades de futuro de la línea aérea.
En primer lugar, Sr. Recalde, hay un dicho que dice "dime con quien andas y te diré quien eres". Con eso sólo estaríamos hechos. Pero además hay otro dicho que se utiliza cuando alguna persona es acusada de prostituirse e intenta demostrar que tal circunstancia no es así, y que dice: "No solamente se trata de no ser "callejera", sino de no aparentarlo". Y le diré que de acuerdo a los hechos Ud no solo aparenta ser un delincuente, sino que en poco tiempo ha demostrado ser un bandolero de todos los calibres
El sentido común, indica que lo aconsejable hubiera sido declarar la quiebra de Aerolíneas Argentinas. Hacer un estudio de los restos de la misma, rescatar en todo cuanto se pudiera el plantel de trabajadores, haciendo un estudio pormenorizado de cada situación; (ver quienes están próximos a retirarse, quienes no cumplen, quienes si lo hacen, y así comenzar otra nueva empresa. Tal vez en manos de LADE (Líneas Aéreas del Estado), que atienda las verdaderas necesidaes, y no la de un grupo de acomodados, como sucedió históricamente con Aerolíneas Argentinas, que ha sido moneda de cambio en la política.
Lo que pasó pasó. Es en vano ponerse a discutir el pasado si no se posee un plan para salir de este problema. Por lo que se ve, Ud. y sus amigos, no sólo son unos oportunistas, sino también unos improvisados.
Sr. Recalde, los numeros no cierran, el gobierno pelea en todos los rincones por conseguir un mango, y Ud. se llena la boca de eficiencia y regularidad. Me pregunto: ¿Que pasará con Aerolíneas, entre tantas cosas, si las reservas del Banco Central no llegan a cubrir el déficit estatal?. Si tiene dignidad, vayase ya. Y aconsejele a su presidenta que también lo haga.