15 junio 2012

Cuando el nene se hizo pupa...

 
Nos llegó una carta, que merece la pena ser compartida:

 "Puedo entender la preocupación de una madre por su vástago, aún si este es un grandulón cuasi cuarentón, lo que no puedo tolerar es que nos consideren como subnormales e imbéciles a todos los ciudadanos. La "Señora" hace ya tiempo nos quiere acostumbrar que dispone a su antojo de los fondos del Pueblo Argentino, pero creo que esta vez, ella está perdiendo el resto del pudor que disponía, o esto es un test para ver hasta dónde llega la paciencia de la gente. Desearía que alguien, aún el más ferviente admirador del "Modelo" me explique cómo se puede justificar el despilfarro de 5:30 horas de vuelo de un Boeing 757-200 ER (ER significa, rango extendido, para vuelos intercontinentales), de más de 200 plazas en su versión normal, avión cuyo costo operativo NETO está en algo más de 10.000.- dólares -Verdes, no Blue- por hora de vuelo. O sea se han gastado más de 55.000 dólares en traer al niño, usando una aeronave del estado nacional. Lo cual no corresponde y es malversación de fondos públicos. Pregunto: ¿El avión de la Gobernación de Santa Cruz estaba inoperativo? ¿La Señora no disponía del dinero suficiente para afrontar un taxi aéreo desde su cuantiosa fortuna? De última, al menos, ¿No podía haber enviado al Tango 10 -un Learjet 60- de 8 plazas, para que el "Niño" igualmente hubiera podido volar con la pierna en alto sobre un sillón y aun así seguían sobrando asientos para dos médicos, la novia, y un tercer piloto de reserva, más dos plazas vacías? Esto nos hubiera costado unos 8.000 dólares. Suponiendo que el T-10 también estuviera fuera de servicio, ¿Acaso no hay dos Fokker 28 en la flota presidencial cuyo costo horario debe estar en 2700 dólares? Creo que en una nación que tiene mortandad infantil alta por desnutrición en el NOA, cuyos hospitales en su mayoría tienen tremendas deficiencias. Una nación, donde a los jubilados no nos pagan ni los juicios de reajuste ganados, es una verguenza absoluta este tipo de actitudes desde el poder". -Un Jubilado

Nota Editorial:
Esta es sólo una de las reacciones que emana del descontento. Ese, que crece a medida que se desnuda la gran mentira que vivimos desde hace diez años. Donde entre tantas cosas nos han comido los fondos de las AFJP, y como ya se dilapidó ese recurso, con el dinero de la Anses se financian las pérdidas de Aerolíneas Argentinas y cuanto capricho se les ocurra solventar. Ahora que nos están por pesificar, nos tratan de corruptos si queremos acceder a un dólar.
 Esta administración familiar; -Si, eso es lo que son, a pesar de como actúen, no pertenecen a una monarquía- en nombre de la "Igualdad", no se privó de nada. Sólo en materia aeronáutica, hay varios hechos que los delata. En un principio pretendieron alejarse del T-01, intentando vender austeridad. Mientras tanto volaban con aviones de Aerolíneas Argentinas. No importándoles un rábano a la enésima potencia si para volar ellos dejaban sin equipo a la compañía. Por ende los pasajeros que habían pagado sus pasajes quedaban en tierra. Tampoco tuvieron verguenza, para alquilar, manguear o "pedir colaboración" para usar aviones de diversas empresas privadas o de gobernaciones. La presente administración familiar, usó los aeronaves del estado, para realizar mudanzas. Para ir a buscar el diario. Para visitar a Racing y repartir televisores por zafar de la promoción. Para hacer campaña proselitista. Para realizar un tour ideológico a Honduras. Para que Florencia paseara en el T-10 con sus amigos. Para comprar votos de diputados. Como remis. Para pasear corruptos. Como transporte fúnebre. (Es importante destacar que el cadáver de Néstor debió estar asociado a un programa de millas. Después de muerto siguió volando. Tuvo más vueltas que Evita. Y no hay que olvidar el cortejo... mandaron más de diez aviones...). 
Finalmente, como narran las líneas del jubilado, el 10Jun2012, el T-01 marchó presto a buscar  al nene que se hizo pupa en Río Gallegos... ¡Cuándo acababa de llegar desde allí mismo!.
Creo que este hombre se olvidó de acotar que desde el Aeroparque al Policlínco Austral  trasladaron a este pobre chico en uno de los helicópteros presidenciales. Mientras tanto, la publicidad oficial nos inunda, nos agobia, nos tortura, tanto como su programa televisivo, 6 o 7 chotos... Y esta es sólo una pequeña muestra del cáncer social que generan día a día. O de lo que se les escapa. O de lo poco que podemos llegar a conocer. Porque hay más, sólo que aun no lo sabemos. Para pensar, ¿No?