25 noviembre 2016

Nuevo helicóptero para Tucumán
"Manzur tras los sucios pasos de Alperovich"

La república Argentina se debate en innumerables discusiones y problemas, entre ellos la compra de un nuevo avión presidencial, -Situación que hace pensar si Cambiemos es por estas horas "¿Ya Cambiamos?"-. Y como hablamos de un vasto en territorio, entre sus componentes podemos encontrar pequeños estados provinciales como Tucumán, que a pesar de su diminuto tamaño, suele lograr un constante protagonismo en materia de incalculables muestras de corrupción que sus representantes políticos han sabido llevar a cabo año tras año. Tras vivir un negro periodo de doce años de corrupción institucionalizada, no es muy difícil dejar afirmar que Tucumán fue para el kirchnerismo uno de sus alumnos más aplicados en materia de despilfarro, desidia, inmoralidad, y un sinfín de situaciones que sería imposible detallar en pocos lineas.
El 25Nov2016 la Secretaría de Estado de Comunicación Pública de Tucumán, inundó diversos portales de comunicación con la novedad que durante dicha jornada, la Dirección Provincial de Aeronáutica  había realizado un vuelo sanitario trasladando un paciente que fue derivado al Instituto Fleni de Escobar. Paralelamente, en un ensayo de optimización del trabajo, la misma repartición provincial destacaba que durante el vuelo de regreso, el avión condujo a Tucumán a una paciente que estaba internada en el Hospital Ramos Mejía de la Ciudad de Buenos Aires. Vale decir que lo que debiera ser una acción cotidiana a su quehacer, pasó a ser el titular certero e intencionado con el fin de demostrar una interesada eficiencia.
Lo bueno de acudir a la memoria, es que brinda la posibilidad de relacionar hechos, que aislados, no tendrían mayor trascendencia. Pero que al relacionarlos, deja a la vista la perniciosa intencionalidad que requiere esa comunicación. Desde Jun2016, se conocía que la provincia pretendía incorporar un moderno helicóptero, a fin de reemplazar la unidad actual (LQ-AZJ Bell 407 cn. 53610 ), el mismo que el actual gobernador utilizó de manera ilegitima durante la campaña pre-electoral del año 2015. En principio entre los candidatos a reemplazar al Bell 407 figuraban el Bell 429; el Eurocopter EC145 y el Augsta AW109. Pero el primero, corrió con ventaja, y por tal motivo el secretario General de la Gobernación, Pablo Yedlin, en los últimos tiempos buscaba la forma de financiar la operación que se había calculado en una cifra cercana a los nueve millones de dolares.
Lo cierto es que ni lerdo ni perezoso, Juan Manzur, y el ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad, Regino Amado, firmaron el decreto de promulgación para la compra del helicóptero luego que la Legislatura sancionara el día 24Nov2016 por amplia mayoría la ley que autoriza al Poder Ejecutivo a realizar la compra del aparato. Así pronto pudo conocerse que la adquisición se efectuará a través de una compra directa a la empresa Bell Helicopter Textron Inc, con un valor de US$ 7.995.175. Se trata de un helicóptero Bell 429 de doble turbina, que estará disponible aproximadamente en cuatro meses. Como amparándose en el halo de santidad, los funcionarios tucumanos detallaron que el monto a desembolsar incluye el entrenamiento de los pilotos de la Dirección de Aeronáutica en la Academia Bell Helicopter España, en Valencia. Sin siquiera sentir un poco de vergüenza, la dirigencia norteña justifica la necesidad del nuevo aparato con el fin de flexibilizar los traslados sanitarios, que generalmente terminan en Buenos Aires. La pregunta que cabe, y no sólo para la provincia de Tucumán es: ¿Cuándo será el tiempo que las provincias inviertan en sistemas de salud, en lugar de adquirir aeronaves para trasladar a sus habitantes hasta la capital? Aunque la respuesta es un poco obvia, porque a lo largo y a lo ancho del país, llueven las denuncias acerca del mal uso de los aviones denominados sanitarios.
Está claro con los expuesto, que Manzur corre tras los sucios pasos de su antecesor Alperovich, con el agravante que el actual gobernador de Tucumán hasta hace poco se desempeñó como ministro de Salud de la Nación y conoce el paño. "Esperemos Juancito, después no le haga mendigar a sus enfermos los vuelos verdaderamente necesarios..."