20 abril 2021

El terremoto y el Convoy Soviético

En los inicio de los años 70 la presencia de aeronaves soviéticas en aeropuertos de Sudamérica, no eran muy habitual. Fuera de los aislados servicios que proporcionó Aeroflot, las alternativas resultaban escasas: contemplándose  la recepción de alguna comitiva política, o bien la asistencia solidaria como respuesta a algún desastre natural. En alguna oportunidad hemos hecho referencia diversos países en oportunidad congregaron su ayuda tras el sismo ocurrido día 31May70, y que afectó las localidades peruanas de Huaráz, Camas y Chimbote. La República Argentina participó enviando suministros a bordo de los Lockheed C-130H Hercules de la Fuerza Aérea Argentina y destacando desde el 08Jun70 el Fokker F-27 TC-75. Se recordara tristemente, que este avión se accidentó el 10Jun70 en cercanías de la Quebrada del Río Congas. -ver La tragedia sobre la tragedia-. Pero la devastación sufrida por las ciudades peruanas fue de tal magnitud, que de todas partes del mundo se trató de paliar las penurias surgidas a partir del atroz terremoto. Una de las presencias más se destacada fue la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. El día 14Jul70, tres aviones de la Fuerza Aérea Soviética (Военно-воздушные силы), se posaron en el aeropuerto de Lima. Se trataba del primer enlace de una serie de 61 vuelos programados, a partir del cual se formalizó un puente aéreo con el país sudamericano. En esta primer circunstancia se trató de dos Antovov An-12 y un gigantesco An-22 -el cual no se pudo identificar-, que en su interior transportaba un helicóptero Mil Mi-8T. Si los dos "Cub", con capacidad de trasladar 30 toneladas de carga constituyeron una gran atracción, la presencia del El Antonov An-22 "Antey", con 4 turbopropulsores tipo contra rotacional debió ser un hecho difícil de olvidar. La acción no dejó de erigirse como una demostración geopolítica de las capacidades logísticas de la URSS. Vale mencionar que a la fecha, el An-22 sigue siendo el turbohélice más grande del mundo, capaz de albergar una carga útil máxima de 80 toneladas. Los suministros transportados por el aero-convoy soviético estaban constituidos principalmente por alimentos, mantas, medicinas y excavadoras. Seguidamente estos elementos fueron transportados por carretera al norte de Perú, donde a causa de unos de los sismos más violento en la historia de Perú 50000 personas fallecieron y alrededor de 1 millón quedaron sin hogar .
En el cumplimiento de este puente aéreo, la fatalidad se hizo presente el día 18Jul70, cuando el Antonov An-22 CCCP-09304 -cn.  00340207-, que tenía por propósito asistir al pueblo peruano, se extravió en aguas del Atlántico Norte, con 22 personas abordo. El avión llevaba solo 47 minutos de vuelo después de haber despegado del aeropuerto de Keflavik (Islandia). 
El trayecto establecido para llegar hasta Perú, contemplaba escalas en Islandia, Terranova -Canadá-, Cuba y Colombia, antes de aterrizar en Lima. El alcance del An-22 varía entre tres y seis mil millas (de 4.800 a 9.600 kilómetros) según su carga útil. Otra aeronave detectada durante los enlaces fue el An-12 CCCP-11714.

Detalle de las aeronaves reportadas
* cn. 401708 Antonov An-12BP - CCCP-11415 Военно-воздушные силы / Aeroflots (mfd 26may63  - rr.  RA-11415 SP Air 27Jul94 - último reporte 16Ene95.
* cn. 401710 Antonov An-12BP - CCCP-11884 Военно-воздушные силы / Aeroflots (mfd. 30Jun63); rr. RA-11884; Sakha Avia 20Jul95 - almacenado sin motores en Yakusts. Desmantelado.
* * cn. 6343801 Antonov An-12BP - "01" Военно-воздушные силы s/d.,  CCCP-11714 Военно-воздушные силы . Sin datos posteriores. Se estima fuera de servicio.

Años después, la aviación peruana recibiría una influencia inédita para la región en la incorporación de aeronaves de origen soviético. -ver Tobarish en Perú-. Sin animo de ser determinista, me arriesgo a afirmar que estas visitas pueden haber influido de algún modo en la elección de dichos elementos.