12 marzo 2021

Acerca del TC-34


Por Javier Mosquera

Hace poco mas de una semana, compartido la noticia de que estaban "vendiendo" el Douglas C-47 TC-34 de la Fuerza Aérea Argentina, oportunamente cedido en comodato a la Asociación Aeromodelista Rio de la Plata (Ezpeleta). Por contactos personales, se le pudo dar aviso a la Fuerza Aérea de tal maniobra para que tome cartas en el asunto e impedir esta maniobra ilegal sobre patrimonio nacional. La propia Fuerza pidió "bajar" la publicación para no generar ruido y que ellos pudieran actuar para recuperar el patrimonio que les pertenece. A las pruebas (y los resultados) me remito... Como se puede ver en el video subido en Roll Out, el avión ya fue trasladado a las instalaciones de su "comprador", la empresa Mc Trail con sede en San Fernando, donde será convertido en un "Food Truck" y sus partes sin utilizar estarían siendo "intervenidas" por un artista dedicado a la venta de material aeronáutico reciclado en muebles y decoración. Esta claro que la venta es a todas luces ilegal, ya que el club aeromodelista no es dueño del avión y por lo tanto no esta habilitado a vender lo que no le pertenece. Los aparatos que la Fuerza Aérea cede a entidades y asociaciones son para promover la cultura y la conservación aeronáutica, como forma de preservar la historia. Mas allá que esta claro que a la mencionada asociación nunca le interesó el mantenimiento del DC-3. Nunca recibió ningún mínimo trabajo mientras estuvo casi 25 años bajo su custodia. Las máquinas se ceden en carácter de comodato precario, lo cual obviamente impide la venta de los mismos. Si el mencionado tenedor se ve imposibilitado de seguir manteniéndolo, debe informar a la propia Fuerza Aérea y la misma tomar decisión sobre el mismo. Es una situación diferente a la venta de los 707 y C-130B, las cuales fueron formalizadas mediante subasta pública y el dinero ingresado lo hizo al Estado Argentino de manera legal. Ahí, el comprador de esos restos es libre de disponer el mismo como prefiera. Distinto es este caso, donde la mencionada Asociación no es la dueña del histórico aparato. De acuerdo a fuentes desde adentro del mismo club, hay una serie de inconsistencias respecto al precio abonado. Fuentes bien informadas citan que el comprador ilegal menciona USD 22000 mientras que la comisión de la Asociación reconoce USD 8000. Lo cual suma aún mas barro a la típica avivada argentina. Cabe recordar que el TC-34 es pionero de la conquista al Polo Sur, ya que fue parte de las actividades de apoyo, pruebas y ensayos en el Glaciar Upsala, que permitieron la llegada del TA-05 al Continente Blanco. Una pena que la historia de la Fuerza Aérea Argentina se pierda por un par de vivos y la inacción de otros. Esperemos que se judicialice la situación y alguna vez los vivos de siempre terminen pagando. Espero que la Fuerza Aérea Argentina actúe en consecuencia con los miserables de la Asociación mencionada.

-Desde las redes sociales de la empresa no ocultan haber adquirido la aeronave-