12 julio 2021

Helicópteros & la Casa Rosada

El uso del medio aéreo de parte de los mandatarios argentinos ha tenido lugar desde 16Feb31, cuando el presidente José Félix Uriburu se trasladó desde la ciudad de Buenos Aires a Salta con una parada previa en Córdoba. En tal circunstancia se hizo uso de la aeronave F-AJIP, un Latécoère 28-1 -cn. 905-, de la empresa Aeroposta Argentina. Se trató de un vuelo especialmente despachado para el presidente. Al mismo tiempo, en esa ocasión se contó con un avión similar en la cual viajó la comitiva oficial designada. A partir de allí, consecuentemente con los avances técnicos y la fiabilidad en materia de seguridad, el traslado aéreo de los funcionarios se ha hecho más habitual, hasta hacerse casi cotidiano, y en muchos casos recientes empleado de forma abusiva. El traslado del presidente desde la residencia en Olivos hasta la Casa Rosada, (17 kilómetros), insume unos 29 minutos por vía terrestre merced al uso de la custodia. Mientras que mediante con el empleo de los helicópteros, claro está, requiere una mínima parcialidad del tiempo respecto al automóvil. 
De acuerdo a documentos del Archivo general de la Nación, la inauguración del helipuerto de la terraza de Casa Rosada se concretó en  el transcurso de 1952. Ese primer vuelo habría estado a cargo del Sikorsky S-51 LQ-YXP, -cn. 51-13-. Pero el presidente Juan Domingo Perón, en ejercicio del poder por esos días no era muy devoto al vuelo. Además que no solía residir de manera habitual en Olivos. El general Pedro Eugenio Aramburu, gestada la Revolución Libertadora, se instaló formalmente en la Residencia presidencial. Así, durante su mandato habría comenzando a emplearse el helicóptero como medio de desplazamiento. Pero si hacemos una comparación con nuestros días, veremos que el helicóptero se empleaba de forma esporádica. 
El presidente Arturo Frondizi también hizo uso de este medio. Especialmente cuando se desplazaba hacia el aeropuerto de Ezeiza en le marco de alguna recepción oficial o gira. Los tiempos del presidente Arturo Illía, fueron muy austeros en materia de gastos y utilización de los medios del Estado. Su sucesor de facto, Teniente general Juan Carlos Onganía le dio un brío a la utilización de los medios aéreos. Cabe destacar que mucho antes de asumir el poder, solía realizar viajes por el interior del país ampliamente promocionados por los medios de comunicación. Instalado en el sillón de Rivadavia, no deparó en llevar a cabo numerosas giras y presencias propagandísticas en cuanto rincón del país se preciara. Un dato curioso es que con antelación a la ejecución de la revolución que lo depositó en el poder un par de helicópteros militares se habían posado sobre el helipuerto a modo de amedrentamiento. 
A partir del 18Dic75 se produjo una crisis institucional/castrense en la cual el jefe de la VII Brigada Aérea de Morón, Jesús Orlando Cappellini, puso en funciones el denominado Comando Cóndor Azul. El objetivo de esta parcialidad militar era forzar la renuncia del Gobierno de María Estela Martínez de Perón juntamente con la del comandante de la fuerza Héctor Fautario. Su primera acción fue la detención de este último junto a otros tres brigadieres. Efectivos emplazados en el Aeroparque Metropolitano de la Capital Federal, el Taller Regional Quilmes, y la VII Brigada de Morón se plegaron a la iniciativa. Consecuentemente aviones basados en la VII Brigada sobrevolaron la Casa Rosada lanzando volantes que pregonaban sus objetivos. Mientras tanto en el helipuerto se dispuso el despliegue de efectivos armados. El Comando Cóndor Azul enfatizaba la necesidad de buscar un consenso castrense, poniendo énfasis en la figura del comandante del Ejército Jorge Rafael Videla. Por su parte, en la fecha el propio Videla transmitió se trataba de un problema de la Fuerza Aérea y no del Ejército al tiempo que no compartía la decisión de tomar el poder en esos días... El día 22Dic75, la Fuerza Aérea bombardeó la VII Brigada, para lo cual dispuso el desplazamiento de cuatro aviones Canberra desde la II Brigada Aérea con asiento en Paraná, juntamente con algunos Pucara. Algunas fuetes citan que al menos un par de Beech Mentor resultaron dañados, pero no hubo que lamentar víctimas humanas. Al día siguiente el brigadier mayor Orlando Ramón Agosti asumió como jefe de la Fuerza Aérea, reemplazando por la fuerza a Héctor Fautario, que pasó al retiro. De esta manera, el helipuerto de la Casa Rosada pudo ser liberado de los efectivos que se habían desplegado sobre la Casa Rosada.
Rescatando el tema de la utilización de esta terraza se destacan diversos vuelos. Uno muy singular, sin dudas, fue el del Sikorslky S-58 H-02 el día del derrocamiento de Estela Martínez de Perón. En la víspera del día 24Mar76 los hechos políticos discurrían en una total incertidumbre. Para concretar el Golpe, la Junta Militar se cuestionaba: ¿Cómo detener a María Estela Martínez, alejándola de su guardia de Granaderos dispuesto a defenderla dentro de la Casa Rosada? El entonces General Roberto Viola, -jefe del Estado Mayor del Ejército-, manifestó su intención de formalizar el relevamiento sin necesidad de hacer un solo disparo. Para tal fin propuso que el piloto del helicóptero simulara una falla en su trayecto a Olivos, plantando una de las turbinas del Sikorsky. De esta forma se desviaría del itinerario con rumbo a la plataforma militar del Aeroparque Jorge Newbery. 
El 23Mar76, la Casa Rosada y sus moradores habían vivido horas muy agitadas. Un alzamiento militar se preveía en cualquier momento y pocos espectros sociales, incluido gran parte del peronismo hacían esfuerzos para impedirlo. A las 11.00 horas de la mañana los tres comandantes se reunieron con el ministro de Defensa José Deheza, quien habría expuesto salidas alternativas para preservar el orden constitucional. Las propuestas para los jefes militares eran desintegrar el gabinete, y el llamamiento inmediato a elecciones. Pero la ausencia de referentes políticos, junto con la caótica situación que ejercía la vandálica subversión dejaron trunco el dialogo. En la Sala de Situación de la Casa de Gobierno, la presidente concluyó su última reunión aproximadamente las 00:10 horas. La mandataria había dispuesto a viajar en helicóptero hasta Olivos. Según narran las crónicas periodísticas de esa época, el miércoles 24Mar76, María Estela Martínez subió a la terraza de la Casa Rosada, en compañía de su secretario privado Julio González y tres custodios. Antes del despegue del helicóptero se despachó el automóvil presidencial, -un IKA/Rambler Ambassador negro-, que partió hacia la quinta presidencial por la explanada de la calle Balcarce en rumbo norte por la avenida Libertador. Una sustituta de la presidente era la única pasajera en ese viaje. Mientras tanto, el Sikorsky S-58DT H-02 -cn. 1147 -, despegó desde el helipuerto de la Casa Rosada, y en pocos instantes encaminó su derrotero hacia el Aeroparque. Tal cual se había planeado el piloto ensayó una breve explicación acerca de un desperfecto mecánico. El aparato se posó en la Plataforma Militar del Aeroparque, siendo inmediatamente rodeado de efectivos de la Fuerza Aérea Argentina. Tras descender del Sikorky, Isabel fue invitada a ingresar al edificio de la terminal militar donde se encontraban el general José Rogelio Villarreal, el brigadier Basilio Lami Dozo y el contralmirante Pedro Santamaría. Seguidamente le fue informado el detalle de su destitución seguido del arresto. Recién a las 3.20 horas el país entero se enteró del inicio del denominado Proceso de Reorganización Nacional por medio del comunicado número uno emitido por la junta militar. En cuestión de horas, la imagen del helicóptero partiendo desde la Casa Rosada dio la vuelta al mundo. Una vez en el poder, los movimientos de los miembros de la Junta Militar fueron mayormente por vía aérea, aduciendo cuestiones de seguridad.
Otro de los vuelos que se recuerdan en el tiempo, si bien no se trató de un traslado presidencial, fue el que condujo al Secretario de Estado de los Estados Unidos, Alexander Haig. El  funcionario americano había llegado al país para negociar un acercamiento entre la junta militar y el gobierno británico, durante los días 15/19Abr82 y en oportunidad de los sucesos de la Guerra del Atlántico Sur. Se dice que con el fin de impactar a Haig, los miembros del gobierno le facilitaron un helicóptero al Secretario Haig, a efectos de asegurarse que  percibiera el alcance de la manifestación popular lograda a favor de la iniciativa desarrollada tras la toma de las islas. El desarrollo de los acontecimientos posteriores, es lastimosamente conocido.
Ya en tiempos del presidente Raúl Alfonsín, sobresale el vuelo que realizó a Campo de Mayo, en ocasión del llamado Alzamiento de Semana Santa. De ida, el presidente y la comitiva partieron desde el helipuerto de la Casa Rosada en un Bell 212 de la Fuerza Aérea Argentina. El aparato se dirigió a la Escuela de Infantería de la guarnición militar donde se había concentrado el grupo de insurrectos denominados "Carapintadas". Tras sortear el problema, el presidente regresó por la misma vía aterrizando nuevamente en el helipuerto presidencial.
-Evolución del entorno de la Casa Rosada - Fuente La Nación
Durante la presidencia de Carlos Menem, el medio aéreo fue utilizado hasta para las más mínimas exigencias en materia de movimientos. El helipuerto de la terraza no podría albergar el moderno Sikorsky S-70 Black Hawk sumado a la flota presidencial en 1992. Al tiempo que la estructura edilicia, parecía comenzar a evidenciar algunos daños estructurales. Por tales motivos se dispuso la utilización de un helipuerto emplazado sobre una superficie delimitada entre las avenidas Ingeniero Huergo, Leandro N. Alem y la calle Bartolomé Mitre. Durante la administración Menem, el presidente, sus funcionarios, amigos y diversas personalidades, solían utilizar disponer de cuanto medio aéreo estuviera disponible. En el caso de los desplazamientos presidenciales, no solo se afectaban elementos de la Fuerza Aérea Argentina. En épocas del caudillo riojano también se empleaba asiduamente aeronaves de la Policía Federal Argentina, preferentemente con la utilización de los MBB Bo.105 y el AS365/BK-117. Pero más allá de la implementación del espacio descripto, la azotea de la Casa Rosada protagonizaría un último vuelo, en el cual se evacuó al presidente Fernando de la Rúa, hacia su salida del poder el día 20Dic2001. 
Los prolegómenos de ese vuelo narran que el aparato H-02 se hallaba en la VII Brigada Aérea de Moreno, completando una revisión de rutina.  El vicecomodoro Juan Carlos Zarza y el mayor Claudio Zanlongo, en la mañana de esa jornada, fueron los responsables de trasladar el aparato a la zona militar de Aeroparque. En dicha estación aérea la tripulación fue recibida por el brigadier Sergio Mayor, que les comunicó escuetamente: "Van a llegar órdenes" - "Tengan cuidado, tal vez no puedan sacar al Presidente de manera normal." Segundos después, les remitió un croquis por fax, junto con la a orden de evaluar tres destinos: Olivos, Campo de Mayo y Uruguay. Cruzar el Río de la Plata era una opción real de ese día de acuerdo al humor social en las calles de Buenos Aires. Los pilotos revisaron las condiciones del tiempo. En particular, el viento. El derrumbe político se aceleraba con el correr de las horas. A las 19:37 horas, el canciller Adalberto Rodríguez Giavarini pidió una hoja con membrete presidencial, en la cual De la Rúa redactó a mano su renuncia. 
El edecán, Gustavo Giacosa tomó de la nuca a De la Rúa conduciéndolo hacia el interior del Sikorsky S-76 H-02. Eran las 19.52 horas cuando el suboficial de la Fuerza Aérea José Luis Orazi abrió la puerta del helicóptero. Tras cumplimentar el abordaje del presidente, se emprendió rumbo a la Quinta de Olivos. La incertidumbre era tal, que la tripulación del aparato ignoraba que el particular pasajero acababa de renunciar. Previamente a la concreción de este vuelo, el jefe de la Casa Militar, el vicealmirante Carlos Carbone, había sentenciado: "Acá no se puede aterrizar". Para la concreción del improvisado plan de vuelo se llegó a un acuerdo: posarse sin descargar el peso de la máquina. De esta manera se pudo sortear los alrededores de la Plaza de Mayo foco de numerosos incidentes. Pero más allá de los acontecimientos de aquella jornada, al día siguiente, en medio del caos que suponía la acefalía presidencial, a las 11.24 horas el H-02 aterrizó en el helipuerto contiguo trasladando ahora al ex presidente Fernando de la Rúa. El propio ex mandatario enfrentó a la prensa, aduciendo que tenía que concurrió a la Casa Rosada para firmar unos documentos...(Sic). Minutos más tarde partió por última vez, a bordo del mismo aparato.
En el tiempo hubo algunas operaciones desde la terraza que han tenido que ver con eventualidades, como la colocación de equipos de aire acondicionado en el Ministerio de Hacienda y Finanzas, contiguo a la Casa Rosada, y hasta la instalación de un estrella sobre un improvisado Árbol de Navidad en el Obelisco.
-El S-76 N7260S antes de lucir como H-03 en el helipuerto presidencial-
Durante la presidencia de Mauricio Macri, se reconstruyó el helipuerto presidencial, el cual quedó inserto dentro del perímetro de la Casa Rosada. En la ceremonia oficial de inauguración el 07May2019 el mismo fue bautizado con el nombre del teniente primero Roberto Mario Fiorito, oficial que murió en combate el 09May82 en la Guerra del Atlántico Sur. Desde entonces la presidencia puede aterrizar a menos de 100 metros de su despacho presidencial dentro del perímetro de la Casa Rosada. La nuevas dimensiones, permiten la operación de los elementos mayores dimensiones disponibles en el país. A modo de ejemplo, el día 17Jul2020 se reportó la presencia del helicóptero Mil Mi-171 H-95 de la Fuerza Aérea Argentina operando desde el nuevo helipuerto.
Seguramente, habrá otros hechos destacables que puedan ser rescatados en el futuro y anexarse al presente trabajo. Y por supuesto son bienvenidos.

Agregados:
* El dato de la inauguración del helipuerto citado en 1952 surge a partir de información emanada del Archivo General de la Nación, No obstante medios periodísticos de la época detallan: "El 03Jul62 concluyeron las obras del helipuerto de la Casa Rosada, pero su inauguración debió ser diferida por cuestiones climáticas. Las autoridades detallaban que una nación moderna debía proporcionar al jefe de estado un rápido enlace con Olivos. Finalmente el 06Jul62 quedó habilitado el helipuerto sobre el techo de la Casa Rosada, con el aterrizaje de un helicóptero de la Fuerza Aérea Argentina al mando del Comandante Francisco Vázquez, poco después de las 11.00 horas. El aparato fue recibido por el Jefe de la casa militar capitán de Navio Lockart. La primera operación oficial del helipuerto detallada en los medios fue el día 19Jul62, cuando el secretario de guerra, general Juan Bautista Loza partiera desde la Casa Rosada a las 8.45 horas con destino a Magdalena, para realizar una inspección a las dependencias del Regimiento 8 del Ejército Argentino. Regresando en horas de la tarde".

Por otra parte, Martín Otero comparte un pictorial de diversos pasajes por las adyacencias del helipuerto emplazado sobre una superficie delimitada entre las avenidas Ingeniero Huergo, Leandro N. Alem y la calle Bartolomé Mitre.

Agradecimiento: Historias Individuales, La Nación, Infobae, TELAM, Martín Otero.