09 diciembre 2015

CHINAIRE en funciones

A pocos día de conmemorarse los 80 años del DC-3, este noble aparato parece haber cobrado vigencia, desde hace algunos años, a partir del "lifting" proporcionado por apuestas como la de la empresa Basler Turbo Convertions ubicada en Oshkosh, Wisconsin- El resultado se denomina Basler BT67, como se sabe fue construido sobre fuselajes adaptados de Douglas DC-3, con modificaciones destinadas a mejorar su desempeño. La transformación incluye la instalación nuevos turbohélices Pratt & Whitney Canada PT6A-67, prolongación del fuselaje, el fortalecimiento de la célula, la mejora de la aviónica, y modificaciones en las alas. Prácticamente es una nueva aeronave, pero que guarda la esencia del noble DC-3.
Lo curioso es que un país como China, que se ha lanzado a la caza del mercado aerocomercial con recientes apuestas como el Xian MA-60 (desarrollado a partir del Antonov 26); el COMAC C919 y el ARJ21. recurriera al BT-67 para ser empleado en sus actividades antárticas. (China National Antarctic & Arctic Research Expedition - CHINARE).
El aparato fue oportunamente reportado en Roll Out en camino a la estación Zhongshan, una de las cuatro bases científicas que China tiene en la Antártida. Siendo bautizado como “Xueying 601″ (Águila de Nieve 601), mote que comparte con el helicóptero “Xueying” (Kamov Ka-27) a bordo del rompehielos científico “Xuelong”, (Dragón de Nieve). Hasta el año 2014 los científicos chinos se desplazaban hasta la Antártida en aviones desde Chile, si se dirigían a la base polar Changcheng (Gran Muralla), la más cercana a Sudamérica.
El BT-67, permitirá a China tener contar con mayor autonomía en la Antártida, logrando ampliar su radio de acción a 2.400 kilómetros, frente a los 350 que permite un vuelo del Ka-27 con el depósito lleno de combustible. Aunque Pekín empezó a explorar la Antártida en 1984, hasta ahora no se había dotado de un avión adecuado para el transporte rápido de personal y carga en la zona. Entre sus bases polares de Zhongshan y Kunlun hay unos 1.300 kilómetros, lo que supone un viaje de unos 17 días en trineo mecanizado. Tener un avión propio le permitirá a China hacer mediciones de la Antártida que no se pueden llevar a cabo desde tierra ni con un helicóptero. La aerolínea canadiense Kenn Borek Air se ha facilitado su logística para operar el avión, y también en la formación de sus propios pilotos, operarios de tierra y personal de mantenimiento.

Detalle de la aeronave
* cn. 19446 C-47A-75-DL (1942) - 42-100983 United States Air Force; PP-XAS REAL Transportes Aéreos; V Valadares Vasconcellos; PP-YPA REAL Transportes Aéreos 1946-1959; 4X-FNH (017) Israel Defence Force - cancelado 2004: N471DK Basler Turbo Conversions Llc 07Abr2004; C-FGCX Kenn Borek Air Mar2015; China National Antarctic & Arctic Research Expedition.