22 julio 2017

Le apareció un muerto a Aerolíneas.
Algo huele mal.

Una información del diario La Nación del día 22Jul2017 detalla que el tribunal arbitral del Banco Mundial consideró que la expropiación de Aerolíneas Argentinas llevada acabo en 2008, causó daños a Marsans ya que Argentina no pagó por la valuación real que la empresa presentaba por entonces. En el mundo del derecho privado existe el beneficio de inventario, una manera de aceptar una herencia por la cual los herederos no se hacen cargo con su patrimonio de las deudas del fallecido. En el derecho público eso no pasa y los gobiernos heredan las consecuencias del anterior. Por ende el Estado argentino tendrá que pagar por las bravuconadas de Néstor Kirchner y Cristina Fernández acompañados del grupo de secuaces que les secundaban. Por aquellos días y poco después de la estatización se inició un juicio. Los kirchneritas, desafiantes, depositaron un peso como valor simbólico de la empresa, y para ellos comenzó la fiesta. Hoy por hoy el monto a desembolsar asciende a más de US$ 320 millones, más intereses. Ha llegado el momento de pagar aquel descontrol del kirchnerismo. Es por eso que parece que a Aerolíneas le apareció un muerto. Y por cierto huele muy mal.