26 octubre 2007

El Electra del Camino de Cintura

por Carlos A. Abella
Gráficos: Gonzalo Carballo








El ejemplar al que está destinada la presente reseña, corresponde al modelo L-188A-08-10 de la Lockheed, y formaba parte de una serie ordenada por la American Airlines, sobre un total de 35 aparatos. Realizó su primer vuelo el 09Feb60, y fue registrado como N6131A a nombre de la transportadora americana, que tomó posesión de la aeronave el 17Feb60. Como era costumbre en la década de los ´60 sus aviones recibían nombres, precedidos por un apelativo. En este caso se estampó sobre el metal el nombre "Flagship Little Rock". American Airlines empleó este tipo de aeronaves hasta la finalización de los años ´60, el 30May69 la aeronave fue entregada a McCulloch Properties Inc junto con otras aeronaves. La firma cambió su razón social a McCulloch International el 10May72.
Con el tiempo la aeronave encontraría un destino en Argentina, y por supuesto una nueva identidad. Dentro de la Armada: “0693/5-T-3”. Además fue bautizada como “Río Grande”.

El 5-T-3, fue uno de los tres primeros Electra de la Aviación Naval Argentina. Los mismos fueron reacondicionados y modificados para realizar transporte de carga. Estos aviones se incorporaron con la finalidad de reemplazar a los longevos Douglas DC-3 y DC-4 que llevaban a cabo vuelos logísticos a las distintas bases de Armada a lo largo del país, especialmente a los puntos donde esta institución nacional se hace presente desde hace tiempo en la Patagonia.
Al momento de la incorporación, la flota Electra de la Aviación Naval Argentina, poseía una configuración interna de 72 asientos, con una cocina doble, y eran operados con una tripulación de 5 miembros.
Posteriormente fueron configurados para albergar 90 pasajeros, juntamente con 1.500 kg. de carga o bien 11.500 kg de carga pura, capacidad bien lograda merced a una puerta incorporada a su estructura, sobre el lateral trasero izquierdo.
El alcance de los aparatos era de 5570 km. a 722 km/h y estaban equipados con 4 turbohélices Allison 501-D13A de 450HP y hélices cuatripalas.
El decreto de orden de compra de los tres aparatos iniciales, fue firmado por el Presidente de la Nación General Alejandro Agustín Lanusse y por el Comandante en Jefe del Arma Almirante Carlos G. Coda, sin embargo cuando las aeronaves arribaron, la ninguno de estos militares se encontraban en su cargo. Por lo tanto la entrega de las aeronaves fue objeto de un minucioso estudio por parte de las autoridades del partido justicialista que habían asumido el poder el 25May73, quienes luego de analizar las exigencias de la Armada, dieron su conformidad para finalizar la operación.
Vale acotar que paralelamente a la compra de los Electra, la Armada Argentina habían evaluado aeronaves nuevas como los Fokker F-27 y F-28, el VFW-614 y otras de segunda mano como los Convair 580. La compra de los L-188 se debió exclusivamente a la situación económica del país, aplicando un criterio similar al de la compra de los T-28 procedentes de Francia a precios muy reducidos.
Mientras se mantuvo operable en la aviación naval operó con la 1° Escuadrilla Aeronaval de Sostén Logístico Móvil, dentro de la 5ta. Escuadra Aeronaval. El color scheme aplicado a las aeronaves era muy parecido al de una aerolínea comercial, compuesto por un fuselaje enteramente blanco con cheatlines de color celeste. Sobre la parte superior, bien visibles, se observaban los títulos de Armada Argentina en color negro.

Operaciones en durante el Conflicto del Atlántico Sur
Durante el conflicto bélico entre Argentina y Gran Gretaña en 1982, los aviones Electra de la Marina, prestaron servicio activo con el Grupo de Tareas 80.4, que estaba bajo el mando del CN. Jorge Vildoza. Las tareas desarrolladas por la línea de Electras, no fueron pocas, desde el inicio de la Operación Rosario, siendo empleados de lleno en el transporte de personal y carga. El primer Electra en arribar al aeropuerto de Stanley fue el 5-T-1 el 02Abr, procedente de Río Grande y con 86 efectivos, el trayecto demandó 1.05 hs.
Entre el 04May al 13May82 los L-188 fueron utilizados para ejecutar vuelos de exploración, debido a que los Neptunes se encontraban en bajas condiciones operativas, mientras que los Trackers se hallaban por ese entonces embarcados en el “ARA” 25 de Mayo.
Los L-188 poseen un radar meteorológico que les brindaba cierta capacidad de búsqueda en superficie.
Tal vez la misión más prolongada e importante haya sido la búsqueda del “HMS” Exceter, realizada el 07May con el 5-T-1.
Los movimientos periódicos de los material bélico, entre la Base de Comandante Espora y Río Grande, demandaban de los amplios interiores de los Electra, de la misma manera el tráfico de personal y carga desde Buenos Aires así lo requirió.
Los cruces a las islas, mermaron sensiblemente una vez establecido el bloqueo inglés. A partir de entonces, los vuelos en la Zona de Exclusión se realizaban en silencio de radio a una altura que rondaba entre los 50 a 100 pies. Generalmente estos vuelos se realizaban en horarios nocturnos y poseían el apoyo de un Beechcraft King Air 200. No obstante se prefirió el uso de los Fokker F-28, aunque la capacidad de carga era sensiblemente menor que la del Electra, poseía mejores prestaciones de velocidad.
A lo largo de la conflagración se realizaron 27 cruces en Abr82, luego del bloqueo se realizó solo un cruce y se abortaron otros cuatro, totalizando 110 horas de vuelo.

Vuelos registrados por el Río Grande a Puerto Stanley
Fecha - Pilotos - Pasajeros - Carga - Etapa - Tiempo
- 08Abr82 Bohm – Favreaud 13 pax 6500 kg. Río Grande - Puerto Stanley 1,4
- 08Abr82 Bohm – Favreaud Puerto Stanley - Río Grande 1.4
- 08Abr82 Bohm – Favreaud 58 pax 5300 kg. Río Grande - Puerto Stanley 1.4
- 08Abr82 Bohm – Favreaud Puerto Stanley-Río Grande 1.4
- 08Abr82 Lupori – Boveda Base Cte. Espora - Puerto Stanley 3.3
- 08Abr82 Lupori – Boveda Puerto Stanley - Río Grande 2.0
- 08Abr82 Lupori – Boveda Río Grande - Puerto Stanley 1.4
- 08Abr82 Lupori – Boveda Puerto Stanley - Río Grande 1,6
- 10Abr82 Bullo – Cagliolo 6 pax 7000 kg. Río Grande - Puerto Stanley 1.5 y Puerto Stanley - Río Grande 1.8

Tras el hundimiento de del crucero “ARA” General Belgrano, el 02May82, los Electra 5-T-1 y 5-T-3 fueron afectados a un operativo de búsqueda, en el cual se realizaron un de total doce vuelos entre el 03May82 al 08May82. Solamente el 05May82 se realizaron 4 vuelos con distintas tripulaciones en búsqueda de la embarcación y sus náufragos.

La Escuadrilla Aeronaval de Exploración y la concepción del Electrón.
Esta unidad fue reactivada en la Base Almirante Zar, en Trelew en Abr83. Anteriormente basada en Comandante Espora y subordinada a la 2° Escuadra Aeronaval, había operado hasta el momento de su desactivación los últimos Lockheed Neptunes, sobre un total de 16 que sirvieron a la fuerza, y de los últimos que habían participado en el conflicto del Atlántico Sur en 1982.
Dada la precariedad de la situación ante la baja de los Neptunes, el Comando de Aviación Naval (COAN) inició la búsqueda de un avión apropiado a satisfacer la demanda dejada vacante. Las aeronaves adquiridas fueron cinco Electras, (2 L-188C, 2 cargueros L-188PF y un L-188AF), modificados adecuadamente para satisfacer los requerimientos de la Armada, que fueron entregados entre Nov82 y Set83. Tan pronto como llegaron fueron pintados en el esquema gris oscuro de la Armada y asignados a la Escuadrilla Aeronaval de Exploración, que comenzó a emplearlos sin haber modificado su configuración de transportes comerciales. Previamente había sido transferida la jefatura de la Fuerza Aeronaval N° 3 desde Ezeiza a Trelew, y juntamente con ella la 1ra. Escuadrilla Aeronaval de Sostén Logístico Móvil, que contaba con los primitivos tres Electras. El esquema de baja visibilidad, lo emplearían hasta el final de su vida operativa

Los encuentros con los Phantoms
El cese de las hostilidades en el Atlántico Sur, su­ponía una difícil situación de tránsito marítimo o aéreo por la zona. Fue así como el 05Ago83 el 0693/5-T-3 fue interceptado por 2 Phantom a las 13.10 hs fuera de la zona de exclusión. El encuentro duró 8 minutos, y según la crónica de la época los pilotos ingleses intentaron hacer cambiar el rumbo de la máquina. El primer incidente de este tipo se había registrado el 25Jul83 cuando un Electra había sido interceptado por aviones de la Royal Air Force basados en Mount Pleasant. En este caso el avión argentino realizaba una misión procedente de Río Grande con destino a Trelew.
Estos episodios no fueron los únicos y la eficiente acción de los Elec­tra y posteriormente los Electrones ha llevado a fre­cuentes encuentros aéreos con los aviones Phantom británicos apostados en la Islas.

Abandono y actualidad.

“Pude observar al 5-T-3, en operaciones por última vez en 1989. A principio de los ‘90 detecté que la aeronave se encontraba estacionada a un costado de la Base Aeronaval Ezeiza sin motores y con sus interiores completamente removidos. Hasta que en 1997 se mudó a la vera del Camino de Cintura”.

Dentro del predio de la firma Astilleros Irupé de Marina del Sur SRL, ubicado en Camino de Cintura (Ruta Provincial Nº 45) al 8300, en la localidad bonaerense de 9 de Abril (BA), fue hallada la célula del Lockheed L-188 ex 5-T-3, que durante varios años estuviera almacenado dentro de la Base Aeronaval de Ezeiza.
El Electra fue trasladado hasta su actual emplazamiento el 11Ago97 y el trayecto demandó solo una hora y media, ya que el operativo contó con apoyo de la Policía Bonaerense y personal de Vialidad sobre la Autopista Ricchieri con dos patrulleros.
Las alas de la aeronave fueron removidas con el fin de trasladarlo, con un criterio aeronáutico, que permitió el posterior reensamblaje. El cono de cola, juntamente con el timón también fue desprendido y por un tiempo fue guardado en la parte posterior del establecimiento, hasta que ulteriormente fue adosado al fuselaje. Los motores del avión ya habían sido desmontados al momento de la radiación del servicio activo con la Armada Argentina.
Al momento del retiro de la aeronave del Aeropuerto de Ezeiza, el personal a cargo de la maniobra se encontró con un portón que hacía años que no se abría y se negoció con las autoridades de la aerostación, para poder sacar la sección principal del fuselaje del Electra en una sola pieza.

Actualmente, el avión se encuentra posado sobre una estructura metálica, a una altura aproximada a los 3 metros. Y el tren delantero se halla completamente desplegado.
La idea de su nuevo propietario, el señor Jorge O. Ramírez, era restaurar la máquina según palabras textuales, con la mejor similitud posible a cuando el avión se encontraba en condiciones de vuelo. En algún momento se evaluó la posibilidad de conseguir un sponsor para pintarlo y obtener algún tipo de ingreso desde lo publicitario, ofreciendo la posibilidad de ganar un aerocartel de 36 metros de largo sobre el Camino de Cintura, lo que lo transformaría en una vista obligada para todos los transeúntes. El proyecto intentaba formar parte de una confitería, con asientos enfrentados, delante de un parque de recreación, con lago artificial destinado a distintas actividades náuticas, situación que hasta el presente no prospero.
Para finalizar el señor Ramírez citó que oficiales de la Armada le comentaron que el presente Electra en su período de actividad había logrado 37.000 horas de vuelo. y los trabajos previos a su traslado, demandaron dos semanas. Al momento de su nuevo emplazamiento, los títulos Armada Argentina, al igual que los emblemas relacionados con esa arma fueron tapados por franjas en color naranja.
Al ingresar al avión, por la puerta delantera, uno se encuentra directamente con lo que solía ser el lavabo, lindando con este hacia la parte trasera se encontraba un sector que parecía ser una cocina, que abarcaba la totalidad del ancho del fuselaje. Estas dependencias dividían la aeronave en dos sectores, el delantero justamente detrás de la cabina de mandos y por delante del sector detallado y uno posterior más amplio que culminaba con una especie de salón con sillones. Al parecer el Electra sufrió la visita de algún grupo de amantes del graffiti, ya que los paneles originales habían sufrido daños de aerosoles y leyendas absurdas. Lo cual demuestra una vez más, el grado de seguridad que registra el Aeropuerto de Ezeiza. Para finalizar vale mencionar que no fue posible hallar la placa con el número de construcción, sin embargo en distintas parte del interior del fuselaje es posible hallar un sello coincidente que marca el número de montaje “1122”. En los casi diez años que el 5-T-3 lleva a la vera de la Ruta 4, sólo ha recuperado los colores originales de la Armada Argentina, y el acondicionamiento de los pisos interiores. Si bien hay otros Electras en estado de preservación en el Museo de la Armada Argentina en Bahía Blanca, el presente ejemplar, por su desempeño histórico en el conflicto austral, merecería un mejor destino que el presente.




Detalle individual de la aeronave.

1122 Lockheed L-188A-08-10 Electra FF. 09Feb60 - N6131A American Airlines 17Feb60 "Flagship Little Rock" / McCulloch Properties Inc. 30May69 / McCulloch International / 10May72 / 0693 Aviación Naval Argentina 27Dic73 – bautizado "Río Grande" "5-T-3" cvt. L-188PF 1974. Almacenado sin motores en Ezeiza ca. 90s.


Bibliografía consultada:
- El Electrón y La Escuadrilla Aeronaval de Exploración - Jorge Felix Nuñez Padín. LAW Vol. 3 N° 4 Oct/Dic, 1988. - Latin American Military Aviation - John M. Andrade - Midland Counties Publications. 1982. - Historia de la Aviación Naval Argentina. Héctor A. Martini. Tomo 3. Buenos Aires 1992. - AeroMundial Jun73. Mach 1 Año V N° 31 - Mach 1 Año III N° 18 Setiembre 1987 - Mach 1 Año V N° 31 - Roll Out Set97. - Ulrich Hoppe Lockheed Electra web page: http://home.arcor.de/ulrichhoppe/ELECTRA.HTM.