02 septiembre 2012

El LV-ABI llegó a Morón.

62 años, 10 meses y 28 días transcurrieron desde el día en que se produjo el accidente del LV-ABI, sobre la localidad de Castilla. En el atardecer del 25Ago2012, en medio de un completo anonimato, se depositó la puerta del Douglas DC-4 en el hangar 4 de Morón, a fin de alistarla para su próxima exposición. Con ese silencioso acto, por fin el LV ABI completaba su vuelo humanitario interrumpido tragicamente hace tanto tiempo. El día comenzó temprano cuando partimos por la ruta 7 en dirección a San Antonio de Giles, donde nos encontramos con Mauricio Debenedetti, quien actuó como nexo con Andres Alberto Vitali; poblador de Rawson, y miembro de la familia que durante todo este tiempo guardó la pieza. Su padre fue testigo de aquel fatídico 27Sep49. A partir de la reseña "Todos fueron por Ambato", publicada en el presente blog, se despertaron inquietudes y surgió la voluntad de cerrar una historia. Esa del vuelo trunco, en la que un grupo de hombres y mujeres, asistieron generosamente al pueblo ecuatoriano tras el sismo acaecido, y que quebraran su marcha de regreso a casa.
La recepción fue más que cálida, y no quedó en una mera recuperación del elemento sobreviviente. El tiempo y el terreno, más allá del barrial, permitió visitar la misma zona del accidente, donde se encuentra un monolito en memoria del hecho. La jornada, además, nos  posibilitó un almuerzo compartido, charlas aeronáuticas y finalmente partir proa a Morón.
No se puede desafiar el paso del tiempo, pero si se puede recrear el pasado, hacerlo vivo,  que perdure. Así, otras generaciones conocerán, aprenderán y generarán lo necesario para su vivir su presente y edificar su futuro. 

En estas lineas y paralelamente con el acto desarrollado, se pretende homenajear, a quienes ofrendaron su vida, como en otras ocasiones se ha destacado en este espacio: en "Memoria de la Solidaridad".

Carlos Abella / Alejandro Bastín
Roll Out / AA del MNA.