07 febrero 2018

¿Por qué los aviones no deben descansar en espacios públicos?

Desde hace tiempo, y carente de éxito alguno, emprendí una cruzada, con el firme convencimiento que las aeronaves no debieran ser preservadas en sitios públicos, que no guarden un mínimo marco de seguridad que garantice su integridad. Se ha visto que diversas piezas han sido vandalizadas. Ejemplos sobran, como el Guaraní T-116 de Oro Verde, Entre Ríos, el Curtiss C-46 de Loreto, Santiago del Estero. O bien aeronaves que terminan abandonadas como el Guaraní emplazado en el Aero Club Argentino de San Justo,  el Fiat G-46B de Ciudad Jardín. A todo esto no se debe dejar de detallar las caprichosas formas de restauración a las que suelen ser sometidos, carentes de cualquier rigor histórico, como el F-86 Sabre de Remedios de Escalada, que más allá de las buenas intenciones, presenta una desfigura la identidad a partir del caprichoso esquema de pintura que ha recibido.
Lo cierto es que hay que sumar otro tipo de riesgo, como el que sucedió en Comodoro Rivadavia en la mañana del 06Feb2018 cuando se produjo un accidente en la rotonda de la Ruta Provincial Nº 39 y calle Yapeyú, en el acceso al Aeropuerto General Mosconi. Según se pudo conocer, el conductor de un camión a raíz del asfalto mojado por la llovizna, embistió una parte del monumento a los caídos en la Guerra del Atlántico Sur. Como se recordará la presente aeronave fue trasladada desde Reconquista en Oct2016 -ver Roll Out-, siendo emplazado en el lugar a partir de Mar2017.  Afortunadamente no se registraron víctimas en el accidente y el Pucará resultó indemne a los daños, pero sin dudas es para tener en cuenta.

Detalle de la aeronave
* cn. 067 FMA IA-58 Pucara - A-566 Fuerza Aérea Argentina dd. Nov81 - Almacenado en Reconquista.