18 junio 2022

Un paseo en Fellowship

Durante el año 2016, se anunciaba que la línea de vuelo de aeronaves Fokker F-28, estaba próxima a ser desactivada en la Fuerza Aérea Argentina. Atento a ello, Facundo Rovira, no perdió el tiempo, y el día 11Jul2016 se embarcó en un raid a Mar del Plata, -vuelo 5U720-. Así concretó la experiencia de volar en uno de los últimos servicios del reactor holandés. El tiempo pasó, y las últimas unidades en operación, inclusive las destinadas a la presidencia, dejaban la escena quedando en tierra. La aeronave T-02 fue almacenada en la Base de El Palomar durante 2017. Mientras que el TC-53 fue almacenado durante 2019.
Pero, en Dic2019, el aparato TC-52 regresó al servicio activo. En poco tiempo, la pandemia y las necesidades que esta generó no sólo lo encontró en servicio, sino demandó una activa presencia en las todas las tareas que se le exigían a la Fuerza Aérea. -ver Tras los pasos...-. Pronto fue remozado con un nuevo esquema, (El cuarto desde su llegada al país en 1975), el cual se presentó enteramente en gris, como la mayor parte de los elementos vigentes de la fuerza. En Ago2021 el presente Fellowship fue secundado por la aeronave TC-53 que salió de su recorrida. Pero el tiempo sigue pasando y de los 243 F-28 ensamblados, se tiene conocimiento que solo un puñado de ellos se encuentran en condición de vuelo.
En la jornada del 17Jun2022, junto con Ricardo Ohoka decidimos repetir aquella experiencia de Facundo. En este caso aprovechando el servicio 5U100 de LADE, que une el Aeroparque Jorge Newbery con el aeropuerto internacional Valle del Conlara, emplazado a solo 5 kilómetros 
Santa Rosa del Conlara, cabecera del Departamento Junín. Más precisamente en el paraje "Los peros", sobre un campo que perteneció a Juan Funes y Juanita Farías de Funes. La turística villa de Merlo se encuentra a 25 kilómetros.
El regreso a la ciudad de Buenos Aires se establece en una suerte de vuelta redonda con el servicio 5U101, que tras partir de Merlo, realiza una escala en Villa Mercedes, operando en el aeropuerto de Villa Reynolds. Vale recordar que el servicio a Merlo se inauguró a finales de Ene2021
Desde las oficinas de LADE nos informaron que debíamos estar presentes en el Aeroparque dos horas antes del vuelo, anunciado para las 15.00 horas. Al tiempo que no supieron brindar demasiadas precisiones desde donde se llevaría a cabo el pre-embarque, situación que completamente comprensible, dada las reformas que se están llevando a cabo en Aeroparque.
El trabajo para el Fokker TC-52 se inició muy temprano, en la Base El Palomar. Partiendo a las 6.59 horas con destino a Bariloche, donde arribó a las 9.09 horas. Seguidamente despegó a las 10.23, cumpliendo el servicio de LADE 5U1707, que demandó una escala en Puerto Madryn, la cual se extendió desde las 11.20, hasta las 11.55 horas, cuando reemprendió vuelo con destino al Aeroparque. La máquina se posó en la carpeta asfáltica del aeropuerto capitalino a las 14.02 horas.
Habíamos llegado con tiempo suficiente para hacer el check in. Detectado el lugar para hacerlo, nos retiramos a tomar un café. La charla se prolongó y llegamos casi últimos a la fila. El razonamiento de Ricardo resultó sumamente pragmático. "Si subimos últimos al micro seremos los primeros en subir al avión". 
Con una leve demora, los 48 pasajeros abordamos a el aparato que estaba estacionado en la posición 17. Me asignaron la butaca 8E, en la salida de emergencia, correspondiente al pasillo. Mientras que a Ricardo le había tocado el 8B. Gentilmente quien se encontraba a mi lado ofreció cambiar de posición, por lo que contamos con la ventanilla disponible. La diagramación interna es de dos butacas a la derecha y tres sobre el flanco izquierdo. No obstante, una particularidad de la fila donde se encuentra la salida de emergencia es que presenta una disposición de dos y dos, más allá de presentar espacio extra para estirar las piernas. Previo al despegue, personal de cabina, se acercó a detallarnos los deberes a cumplir ante una eventual emergencia. A las 15.32 se produjo el push back, y merced a que en ese momento no había mucha actividad en pista, se dirigió rápidamente hacia la cabecera sur. Tanto el empuje, como el ruido de los motores me hicieron acordar a la reacción de los BAC One Eleven. A las 15.36, el TC-52 despegó. Ni bien abandonamos la vertical de la cabecera norte, viró hacia el Río de la Plata ganando altura. La maniobra fue tan pronunciada que en ese momento pude ver desde mi ventana hacia atrás gran parte de la superficie del Aeroparque. Segundos después viró nuevamente, esta vez hacia la izquierda, poniendo proa hacia nuestro primer destino. La tripulación anunció demandaría un hora treinta minutos llegar hasta Merlo, no obstante le insumió un poco menos, ya que de forma muy suave, el jet toco la pista merlina a las 16.53 horas desde la cabecera 20.
Esta estación aérea (IATA: RLO - OACI: SAOS - FAA: SRC) se inauguró en Dic2001. Cuenta con una moderna terminal, manga de embarque y una pista de hormigón de 2550 m de largo y 45 de ancho. Se ubica a un costado de la ruta Nacional 148. Desde 2001 fue servido por las empresas CATA; SW, Baires Fly, Sol Líneas Aéreas y actualmente LADE. Pero, aun así no cuenta con una oferta de acuerdo a la demanda que la ciudad propone.
Una vez aterrizados, nos indicaron que debíamos permanecer dentro de la aeronave. No obstante pudimos bajar a la plataforma, charlar con la tripulación. La mayor parte del pasaje concluyó su viaje aquí, por lo que otro pequeño contingente abordó el avión para regresar a Buenos Aires.
La aeronave se deslizó sobre la única calle de enlace hasta la pista, y dándole hándicap al total de su longitud. Aceleró al máximo y puso proa al sur, en línea recta a Villa Mercedes. De camino fue muy fácil detectar el denominado Cerro el Morro cuya altura máxima responde a 1727 metros sobre el nivel del mar. Villa Mercedes, nos recibió inaugurando las primeras penumbras. Nuevamente esperamos dentro del aparato. En completa oscuridad, siendo las 19.14 horas el F-28 despegó de Villa Mercedes. Vale acotar a lo largo de todo el periplo, el tiempo acompañó. Sobrevolando el conurbano bonaerense, un poco de viento jugó con la llegada. El Fokker ingresó por el sur, tocando pista a las 20.08 horas. Estacionados en la posición 25 confirmamos que la aventura había culminado. Nos despedimos con sumo agradecimiento a la tripulación por la atención recibida. Y una vez más fuimos los últimos en subir al micro.

Detalle de la aeronave
* cn. 11074 Fokker F28 Mk1000 FF. 19Dic73 - PH-EXG Fokker, convertido Mk.1000C, TC-52 Fuerza Aérea Argentina 30Ene75, rr LV-RCS Líneas Aéreas del Estado 19Sep91, Dinar Líneas Aéreas e/Dic96 - Mar97. TC-52 Fuerza Aérea Argentina Sep94.