12 junio 2019

Querido Carlos

En Mar2008, recibí el llamado de una persona que se definió como un lector. En tal oportunidad, me requirió para saber si yo poseía algún tipo de fotografías en color de aviones Douglas DC-3 de operadores argentinos. Se escuchaba una voz cargada de autoridad, portadora de conocimiento del ámbito aeronáutico. Seguidamente detalló su presentación, explicándome que, habiéndose retirado de Aerolíneas Argentinas, no pensaba quedarse haciendo nada, y que pretendía "dar a conocer las cosas del pasado a las generaciones que se lo perdieron".  Directo, sincero, frontal y concreto podrían definir a  aquel señor que se presentó como Carlos Boisen. No tardamos en encontrarnos, aliviándome las cuestiones de tiempo: "No te preocupes, vos estás trabajando, dejá que yo me acerco, para eso estoy retirado". Así llegó hasta mi oficina, regalándome su primer lámina y no tardamos en generar una amistad.
A partir de su primera publicación en Roll Out, y a modo de una chispa capaz de encender un gran fuego, esbozó una sencilla invitación -Ayudanos a reconstruir la Historia-. 
Colaborador permanente del blog  enriqueció el espacio, y no dejaba de arengar: "Bien tocayo, esto hay que hacerlo saber..." - "¡A la pucha! Yo te mandé un dibujito, pero vos le pusiste un articulo...". Apasionado por la historia, no escatimaba pasión a la hora de enfrentarse a lo que definía como estupideces del "revisionismo histérico".
Su generosidad fue tan grande que prácticamente toda su obra la plasmó en este espacio. (ver etiqueta "Boisen").
Todas las llamadas terminaban con la misma frase: "Lo dejo señor, sino su patrona lo va a pasar a Cuarteles de Invierno". Como todo apasionado del mundo mecánico no fue extraño encontrarnos en el Ferroclub, donde me presentó a su señora: Graciela.  A partir de allí los mensajes llevaban la doble salutación: "Abrazo, saludos para Graciela" - "Serán dados, igualmente para Gaby". 
Querido Carlos, claro que me entristece tu partida. Pero me quedaré con muchas cosas. No te das una idea lo que ha significado para mí todo tu empuje. La presentación con Alejandro Bastín: -"Ah, usted era Comandante. No, yo pertenecía a los que hacíamos lío en tierra, para que ustedes tengan problemas en el cielo"-. Las bromas permanentes, como cuando aparecías con novedades o alguna imagen que nadie conocía, diciendo: -"Esto es Top Secret. No sea cosa que los Yankees se terminen de dar cuenta que tenemos un Piper J3 preservado"-.  Por todo eso ¡Simplemente gracias! Qué más puedo decir.