24 enero 2015

Miramar: Destino de temporada.

El tráfico aerocomercial en Argentina; tal como señala Pablo Potenze en su libro Aviación comercial argentina (1945-1980), -Ediciones El Cronista Comercial-; se limitó a calcar el sistema radial impuesto oportunamente por el Sistema Ferroviario; que penetraba en el territorio, y tenía básicamente en todas sus líneas como nexo común el puerto de la ciudad de Buenos Aires. Por lo tanto el interior del país jamas llegó a contar con las intercomunicaciones necesarias entre los principales puntos del país, haciendo que el paso obligado por la Capital Federal sea un hecho habitual. 
Con la introducción de las aeronaves a reacción, reemplazando a los turbohelices a partir de los años 70, fueron muchas las escalas perdieron su vínculo aéreo con la ciudad de Buenos Aires. Muchos de esos destinos tras haber perdido también las frecuencias ferroviarias quedaron a merced del transporte automotor.
Existen destinos que eventualmente resultarían redituables en pequeños lapsos de tiempo. Esta situación se brinda por la acción propia del flujo turístico que ejerce una influencia directa. La situación descrita engloba de manera precisa a algunos centros poblados de la costa atlántica bonaerense que se destacan como destinos de temporada estival. 
Tales son los casos aeropuertos como Villa Gessel, Santa Teresita; Necochea y Miramar, por citar algunos.

-Vista de las instalaciones del AC. Miramar-
En el caso de este último, se trata de una ciudad marítima turística emplazada al sudeste de la provincia de Buenos Aires, cabecera del partido de General Alvarado. Miramar, a 468 kilómetros de la Capital Federal. La ciudad cuenta con una estación aérea localizada a la vera de la ruta provincial 77, con tres pistas, la mayor de ellas (36/18) pavimentada con 1.668 metros de longitud y una torre de control inaugurada en 1997. 

El primer avión que llegó a Miramar fue en 1920. El de Carlos Virgilio d'Ercole Mira, que en su tiempo causó gran sensación entre los moradores, pero ello no constituyó ningún factor de desarrollo, ya que Miramar era y fue por mucho tiempo un pequeño poblado. El hoy aeródromo, bautizado Juan Domingo Perón -poco originales a la hora de elegir nombres en este país-,  permite el arribo de aeronaves del tipo conmmuter, donde además se desarrollan distintas actividades del Aero Club local.
-El Stinson Reliant descansa en el interior de hangar-
Con anterioridad a Dic95, la empresa de turismo Panda Viajes de la misma ciudad de Miramar organizaba vuelos desde Don Torcuato o Ezeiza, con un avión Piper Aztec propiedad del señor Luis Gurrieri. Los vuelos contaban, con capacidad para 6 a 7 pasajeros y por aquel tiempo se despachaban desde el hangar del Aero Club Miramar. Por citar, esta entidad cuenta con la presencia de una aeronave muy particular: un Stinson Reliant -LV-FYR- que oportunamente perteneciera a Juan Duarte.
Vale destacar que los alrededores de Miramar comprenden una fértil área dedicada a la agricultura y ganadería, por lo que no pocas veces, hacendados lugareños requerían un ágil desplazamiento a la región metropolitana.
En 1995 se habían iniciado las obras de construcción, a partir de una iniciativa en 1993, de parte del intendente Carlos Molina. Demando un poco más de dos años, lograr inaugurar la obra. No obstante para Dic97 sólo existían promesas de dos frecuencias diarias de la línea Líneas Aéreas Williams -LAWSA-, -N385PH cn. AC-595- a operar con aeronaves Metro con 19 plazas cada uno, desde la Capital Federal. Los mismos llegaron a concretarse en horarios diurnos y su éxito es difuso en el tiempo, aunque fue un buen impulso para el futuro.
La recordada Andesmar, informó que a partir de Ene98, haría su arribo a la costa atlántica mediante vuelos directos desde Buenos Aires y Rosario. Juntamente a los servicios citados, brindaba la posibilidad de efectuar combinaciones hacia otros destinos vía bus. De esta manera se implementaron vuelos desde Aeroparque a Santa Teresita, Villa Gesell, Mar del Plata y Miramar. 
Andesmar unió Buenos Aires y Miramar con cuatro frecuencias semanales con aviones SAAB 340, los días jueves, viernes, domingos y lunes. Hacia el final de la temporada, las cifras informadas fueron bastante alentadoras con un índice ocupacional del 85%.
-Organigrama de vuelos de LAER-
Durante Ene99, la empresa de viajes y turismo, Panda Viajes, se abocó a la comercialización de los vuelos Buenos Aires – Miramar – Buenos Aires, operados en esta ocasión por la transportadora Líneas Aéreas Entre Ríos -LAER-. El vuelo inaugural se llevó a cabo el 01Ene99. A partir de allí se dio comienzo a 10 frecuencias semanales. Tres días de la semana se ofrecían dos vuelos, tres de ellas atendidas con aviones ATR-42, mientras que el resto son operadas con aeronaves Jestream. Las servicios se pactaron hasta el día 28Feb99, con la expectativas de lograr ofrecer vuelos hasta Semana Santa, aunque con menor cantidad de frecuencias. Durante esa temporada estival los coeficientes ocupacionales oscilaron entre el 85 al 90%. Algunos vuelos presentaron listas de espera de 20 personas, cifra que alcanzaba para llenar un Jestream adicional. Además durante ese verano cuando la capacidad de la flota de LAER se vio sobre-dimensionada, se utilizó un Metro de Trade Air -LV-WNY Metro II cn. TC-313 -. El aeródromo no cuenta con ningún tipo de edificio especial, más que su torre de control, por lo a lo largo del verano en que LAER se hizo cargo del servicio se había montado un gacebo próximo a la plataforma
-El ATR-42 desde la Torre de Control de Miramar-
La estación aérea además brinda la utilidad de dar albergue a las aeronaves presidenciales, debida cuenta su cercanía a la villa veraniega presidencial cita en Chapadmalal. Entre los vuelos más recordados está el del efímero presidente Adolfo Rodríguez Saa, quien el 03Ene2001 arribara a la Villa citada  para una reunión con los gobernadores provinciales de entonces. Rodríguez Saa tenía previsto llegar por aire a Miramar, pero por problemas climáticos la nave -T-03- debió aterrizar en Mar del Plata, trasladando a la comitiva hasta hasta Chapadmalal por tierra. Posteriormente el avión partió solamente con la tripulación a Miramar, ciudad desde donde Rodríguez Saa, pocas horas después voló a San Luis, para dimitir tras la falta de apoyo que los gobernadores de su propio partido le otorgaron.
Previamente, el 06Ene99 el presidente Carlos Menem se trasladó a Miramar a bordo del Beechcraft 350 Super King Air  LV-YLC  perteneciente a la provincia de La Rioja. Pero no fue su único vuelo. El presidente Fernando De la Rua, el día 30Dic2000, abordó el Fokker F-28 T-02 con destino al aeropuerto de Miramar, para pasar el fin de año en Chapadmalal. Eduardo Duhalde también fue de la partida, el 03Ene2003 llegó al aeródromo procedente de Aeroparque a bordo del T-03. Más allá de la prolongada permanencia de los Kirchner en el poder, pareciera que Chapadmalal no les otorga demasiado glamour, y han sido pocas las veces que escogieron este destino para descansar. Tan sólo unos días de 2008 y el 24Ene2012 la Villa fue utilizada, pero en ambos casos se optó por volar en T-01 a Mar del Plata y trasladarse en el H-01, sin pasar por Miramar. Las campañas políticas no han sido ajenas a la estación aérea de Miramar el 19Sep2011 el gobernador Scioli arribó a la misma.
Pero siempre las inquietudes locales mantuvieron la moral de lograr nutrirse del flujo veraniego por vía aérea y de poder alcanzar un acuerdo con empresas aéreas. Así, tras las participaciones de Andesmar y LAER, fue el turno de LADE.
-A la llegada del avión, todos corrieron a la playa, quedando desierta la plataforma-
A partir de Dic2003, el esquema de vuelos de Líneas Aéreas del Estado (LADE) contemplaba servicios a Miramar, pautados hasta el 31Mar2004. De esta manera, en la tarde del 26Dic2003, un Fokker F-27 -TC-71- condujo 11 pasajeros que estrenaron el servicio a cargo de LADE desde Aeropaqrque Jorge Newbery a Miramar. Los servicios fueron organizados para los días viernes, a las 19.00, y los lunes, a las 7.00 horas. En oportunidad del servicio inaugural el comandante de la aeronave, mayor Carlos Grzona, efectuó un sobrevuelo por las playas y zona céntrica a muy baja altura.
Los vuelos prosiguieron durante las siguientes temporadas. El 13Dic2006,  tras de la firma de un convenio, el Brigadier Daniel Llera de la Fuerza Aérea Argentina en su carácter de Director de LADE informó que se darían comienzo a los vuelos a partir de la última semana de Dic2006 con la posibilidad de extenderlos hasta Semana Santa. Como LADE no poseía oficinas en la ciudad la comercialización de pasajes quedaba en manos de la firma Panda Viajes.
Durante la temporada siguiente LADE repitió la experiencia, no obstante en 2008 el aeródromo ya no poseía equipos de bomberos permanente, por ende el servicio quedó desprogramado. Hoy por hoy, con mercados totalmente desvirtuados tras años de erráticas políticas en materia de subvenciones y de la impertinente injerencia del estado en casi toda actividades, es lógico suponer una retracción de la iniciativa privada. Por ende, es poco probable que destinos como Miramar consigan emplazarse en el mapa de destinos de alguna empresa aerocmercial.