09 febrero 2019

El gigante y sus 50 jóvenes años

El 09Feb69 se alzaba desde Paine Field por primera vez la figura inconfundible del primer Boeing 747. Y al respecto sólo podemos decir que han pasado 50 años y que mantiene la vigencia que la historia le ha asignado. El modelo surgió en una época plagada de desafíos, donde mas grande y más rápido era sinónimo de progreso y modernidad. Iniciador de los aviones de fuselaje ancho, es contemporáneo del Concorde, un sinónimo de la velocidad.
Aquel día, a los mandos de Jack Waddell realizó un vuelo que insumió aproximadamente 80 minutos. Tras concretar un suave aterrizaje el comandante pronosticó sencillamente: "los pilotos lo van a amar".
Mi primer encuentro con un 747 fue en el aeropuerto de México, cuando percibí que un gigante de Iberia a pesar del smog le hacía sombra a un Boeing 707 de American Airlines. Luego en el verano de 1977, pude contemplar desde mi balcón en Mar del Plata el sobrevuelo promocional del LV-LZD, que fue el primer Jumbo de Aerolíneas.
Por mi afición, previo a la llegada de cualquier aeronave, trataba de estar siempre atento a las publicaciones en los diarios o medios de información. Por su forma, tamaño y efectividad, el aparato nunca pasó desapercibido, por ende no le resultaba difícil destacarse, y tanto el constructor como las aerolíneas utilizaban tanto sus dimensiones, como su fisonomía a la hora de realizar las campaña publicitarias. 
-Compilación de diversas páginas del diario Clarín del 31Dic76-
La legendaria Pan Am fue el primer usuario del modelo a nivel mundial, pero en Argentina, Air France fue el primer operador regular que lo empleó en sus servicios a Ezeiza. En los días que comenzaban a irrumpir los wide-bodies, otras aerolíneas optaron por el McDonnell Douglas DC-10, pero la mayor parte de ellas, tiempo después sucumbieron a las ventajas que el modelo de Boeing brindaba.
La llegada del primer aparato destinado a Aerolíneas Argentinas, generó distintas repercusiones. La filatelia no podía ser ajena a reflejar dicho acontecimiento. -ver  Ecos de la llegada
-El LV-MLP en una escala en Río Gallegos rumbo a Auckland-
A la aeronave le bastaría un corto tiempo en erigirse como protagonista del denominado vuelo Transpolar. La apuesta del transportista argentino por algunas rutas hicieron interesarse por la variante SP - ver El Jumbito de Aerolíneas.
En operaciones con Aerolíneas, resultaron infatigables sobre las rutas de largo alcance de la empresa, al tiempo que el modelo fue afectado a la realización de vuelos especiales como el traslado de refugiados del sudeste asiático o en el viaje de los familiares de los caídos de la Guerra del Atlántico Sur. -Ver Un vuelo histórico "RED512"-. 
-Las aeronaves LV-MLP, LV-OOZ y LV-MLR en plataforma de hangares luciendo el esquema menos logrado-
En más de tres décadas en servicio, se recibieron algunos ejemplares en préstamo, en particular uno procedente de Varig, un par que supo lucir un esquema particular durante el Mundial 98, y hasta uno de procedencia griega
Los aviones originales, correspondientes a la serie 287B, resultaron muy laboriosos y hacia el final de su vida operativa fueron empleados en la realización de numerosos vuelos chárter y hasta subalquilados a la empresa Air Plus Comet del grupo Marsans, que promediando 2002 regenteaba la compañía argentina.
-Uno de los tres "475" que recibió Aerolíneas en alquiler a Pegasus-
Los aparatos primitivos fueron saliendo de escena, en favor de tres Boeing 747-400 alquilados a Pegasus que volaron hasta el año 2013. Lastimosamente, los aviones de la serie 287B fueron almacenados y desmantelados. Aunque no todo se ha perdido, el Museo Nacional de Aeronáutica y algunas entidades educativas recibieron los motores de la aeronave LV-MLR, y en particular la cabina de este aparato fue preservada en un predio privado en Luján. Claro que dista de la suerte del ejemplar preservado en Estados Unidos. -ver Un Jumbo para jugar-. Un aparato que si bien estaba destinado a formar parte de Aerolíneas, a último momento, cuando ya lucía los colores del Cóndor, se canceló su incorporación.
Otros operadores argentinos optaron por el Jumbo, como la compañía surgida en los años 90 Aeroposta. llegando a emplear dos unidades de la versión 100. Uno de ellos, procedente de la malograda Pan Am, resultó un ejemplar mítico. ver - Un Jumbo llamado "Juan Trippe"-. Más cerca en el tiempo Southern Winds hizo lo propio. Pero hay que destacar que en ambos casos sus acciones no perduraron en el tiempo.
-Un ejemplar de la serie 430 estacionado en  la plataforma de Chivatos-
Los operadores internacionales confiaban en el prestigio que otorgaba la aeronave para la apertura de sus servicios. Tal es el caso de United Airlines que en 1992 cuando llegó por primera vez a Ezeiza, empleó uno de sus Boeing 747-122. También han abundado los colores a partir del novedoso esquema implementado por British Airways. Una empresa que ha empleado casi la totalidad de las variantes existentes ha sido la alemana Lufthansa, que actualmente emplea en su ruta LH510/511 los modernos Boeing 747-830.
Entre los operadores latinoamericanos se han destacado Varig y Avianca, pero hubo apuestas menores como la de Lan Chile, Aerosur de Bolivia, -con sus Torísimo y Super Torísimo"-, y Conviasa, que contribuyó a la desesperada migración del pueblo venezolano.
El Boeing 747 es un avión que se resiste a no formar parte del ambiente. Tras ser desplazado del transporte de pasajeros, las versiones más antiguas aun presentan una buena plataforma para el negocio de carga. El cual, no sólo se hace presente en las lozas de Ezeiza, sino también en algunos aeropuertos del interior del país. -ver El Jumbo llegó a Tucumán-.
A lo largo de sus cinco décadas al Boeing 747, en más de una oportunidad, le auguraron poca vida. Si tan sólo se recuerda que antes que cumpliera su primer lustro, el programa del constructor de Seattle soportó la denominada crisis del petroleo.  Algunas voces insistían que se trataba de una aeronave demasiado grande, pero la respuesta en materia de evoluciones sólo lo hicieron más grande con los modelos 300 y 400. Finalmente cuando se lo desahuciaba, Boeing presentó la versión 800. ¿Quien puede arriesgarse que será el último capitulo de este gigante que se animó a seguir creciendo?