22 enero 2021

Los restos del LGP

Hace años, durante algún tiempo, con mi amigo Marcelo Arcas teníamos la suerte de salir del trabajo e improvisar una visita a  un aeropuerto, o lugar ferroviario. El café era una escusa -nunca ausente, y cigarrillo a veces acompañaba-. En más de una oportunidad fuimos a la confitería del aeropuerto Ezeiza en el edificio central debajo de la torre de control. (Vieja terminal B). "Aparentemente", estaba reservada para los trabajadores u operarios de la estación aérea. Pero descubrimos que saludando amigablemente, como si fuésemos del lugar, todo el mundo respondía y nadie preguntaba nada. Por ende, la mecánica apelada, siempre funcionó. En algún fin de semana llegamos hasta ir a almorzar. Por cierto, con precios económicos. Las mesas eran dispersas ubicadas de forma irregular, y cada comensal se abstraía en su plato. Era evidente que los únicos atraídos por la vista aeronáutica; éramos Marcelo y yo. En determinado momento de nuestro almuerzo, se acercó una persona que portaba un mameluco verde, con varios velcros sin parche. La bandera argentina sobre el hombro era lo único que rompía la monotonía de su vestimenta. -Suboficial de la Fuerza Aérea-. No saludo, ni se presentó. Simplemente preguntó: "¿A ustedes les gustan los aviones?". La respuesta fue al unísono. "Si". - "Vengan, les voy llevar a ver algo que seguramente no van a ver todos los días". Bajamos de la confitería, y empezamos a caminar en dirección a donde solían estar los depósitos de carga de la empresa TAR, que durante muchos años portó los títulos de Braniff.
Detrás un motón de tanques de aceite y contenedores se avistaba lo que quedaba del avión. Cuando llegamos a estar en paralelo a la Pista 11/29, vimos que resultaron ser los restos de un Boeing 707 que se accidentó en el aeropuerto el el 23Oct96. Un grupo de pinos servía de compañía a los metales retorcidos del aparato.  Impávidos por la vista, merodeamos el lugar en circulo, sacando fotos. Pasado un tiempo prudente, volvimos sobre nuestros pasos. El gentil hombre se presentó, nos comentó que trabajaba afectado al radar, y por supuesto nos invitó a venir las veces que quisiéramos. Pero como marca todo lo fortuito, no volvimos a encontrar a este personaje. A lo que hay que sumar que luego de los ataques de Sep2001 en todos los aeropuertos del mundo se establecieron estrictas medidas de seguridad impuestas, por lo que lo narrado será una historia poco probable de repetir.


Detalle de la aeronave
*cn. 20077/728 Boeing 707-372C  - FF. 05Jul68 N739AL Airlift International 11Jul68, Aerolíneas Argentinas 01Mar71, rr. LV-LGP May73, TC-92 Fuerza Aérea Argentina May80, rr. LV-LGP Oct88, accidentado el 23Oct96 en Ezeiza.