05 febrero 2006

Accidente en Bolivia

Una avioneta se estrella y mueren sus 6 ocupantes Ocurrió ayer sábado en la mañana. La aeronave se dirigía a Reyes, pero no salió de Cochabamba. El piloto, el copiloto, una madre y sus tres hijas fallecieron. El rescate de los cuerpos fue por aire.

• EL RESCATE DE LOS CUERPOS • Un helicóptero sacó los cadáveres y los trasladó a la capital del valle.

Los seis ocupantes del Cessna 206 murieron. Volaron no más de 15 minutos y cayeron a un lugar accidentado denominado Palca Pampa, cerca a Vinto, en el valle bajo de Cochabamba. Ocurrió ayer entre las 9.35 y las 9.37.
Eran las 9.25 cuando partió la avioneta de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), del aeropuerto Jorge Wilstermann en la urbe cochabambina. La misma debía dirigirse al pueblo de Reyes, en Beni. Entre las 9.35 y las 9.37 la aeronave perdió contacto con la torre de control. Allí esperaron un tiempo más antes de enviar un helicóptero a buscarlos, informó el comandante de la FAB de Cochabamba, Carlos Aldunate. El teléfono de SAR Bolivia (Búsqueda y Rescate) sonó a las 11.30, cuando el corregidor de la zona de Palca Pampa alertó sobre el accidente, contó el coordinador nacional, Mario Araníbar. Personal de la FAB y de SAR Bolivia salieron a brindar ayuda a los ocupantes de la aeronave, pues aún había la esperanza de que sigan con vida: el piloto, capitán aviador Luis de Lafuente Rodríguez; el copiloto, teniente aviador Mario Gerald Crespo Vargas, y las cuatro pasajeras, madre e hijas, Amanda Gonzales de Vásquez, Yavira, Vianca (18) y Yanitza (12) Vásquez. La ambulancia de SAR —Search and Rescue— que llevaba paramédicos y rescatistas no pudo llegar al lugar. Los voluntarios tuvieron que caminar hasta la avioneta, pues la zona era muy accidentada. Llegaron a las 13.45. “La avioneta cayó en una especie de quebrada. Al parecer los pilotos intentaron realizar un aterrizaje de emergencia, pero el terreno no era apto”, dijo Araníbar. Los dos tripulantes y las cuatro pasajeras se encontraban dentro del fuselaje (cabina), que lucía totalmente destrozado. La parte delantera de la aeronave era casi inexistente, las hélices estaban deshechas y las alas se encontraban casi separadas del aparato. Unos minutos después llegó personal de la FAB, que pidió a los rescatistas no tocar los cuerpos hasta que llegue la comisión de investigación. Cerca a las 16.00 los cadáveres comenzaron a ser trasladados en helicópteros a la ciudad de Cochabamba. Los restos de los fallecidos llegaron a las instalaciones de la FAB. Allí son velados el piloto y el copiloto, mientras que la familia Vásquez Gonzales será trasladada hoy a la localidad de Reyes, donde espera el esposo y padre. Araníbar comentó que “el impacto del Cessna 206 fue muy grande, muy fuerte como para que los ocupantes lo soporten”. Las causas que provocaron el accidente aún se desconocen, pues el equipo de investigación tiene ocho días para presentar el informe del hecho. El siniestro ocurrió aproximadamente a 20 kilómetros de la ciudad de Cochabamba y a unos 14 minutos de vuelo. Aldunate, comandante de la FAB, explicó ayer a los medios de comunicación que el viaje estaba programado y que esa institución realiza normalmente vuelos de producción a algunas localidades del oriente como una forma de apoyo a la población. Se trataba de un contrato privado del Cessna 206 para viajar a Reyes. El tiempo de viaje previsto era de una hora con 40 minutos y el costo por hora de vuelo que cobró la FAB fue de $us 130. La autoridad militar informó que hay un seguro y que se cubrirán los costos de traslado y otros. El modelo de la avioneta es un Cessna 206, monomotor, turbo, que está diseñado para volar en cordillera. La capacidad de este aparato es para seis pasajeros y para soportar un peso de 500 kilos. Su matrícula es FAB-240. Según Aldunate, el Cessna se encontraba en “perfectas condiciones... Cuando las avionetas no están en óptimas condiciones no se las lanza al espacio”. En las instalaciones de la FAB contaron que antes del vuelo, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) realizó la inspección de rutina y detectó que había sobrepeso en el avión. Entonces, las cuatro pasajeras tuvieron que esperar a que lleguen sus familiares para recoger el equipaje que sobraba. Ayer en la tarde, en la misma FAB, el panorama era desolador. A medida que llegaban los familiares de las personas fallecidas el llanto colmaba el salón donde se velaba al piloto Luis de Lafuente Rodríguez y al copiloto Mario Gerald Crespo Vargas. En La Paz, el portavoz de la FAB, coronel Jhonny Vera, informó que el piloto y el copiloto pertenecían al Grupo 34, de entrenamiento táctico, de la Segunda Brigada Aérea de la FAB. Agregó que el general de Brigada Aérea, José Ibáñez, jefe del departamento tercero de Operaciones, fue designado como responsable de la junta de investigación. Redacción central y Cochabamba.